martes, 29 de julio de 2008

Un Humilde Comienzo

Quiero iniciar este blog hablando del que creo es uno de los mayores genios de la literatura: John Ronald Reuel Tolkien.

Su aportación literaria se limita a unos pocos libros, de entre los que el más conocido es, sin duda, El Señor de los Anillos.

Este profesor de Oxford nacido en Sudáfrica, cambió por completo el panorama literario de aquellos que más lo necesitan: los jóvenes que se inician en la lectura. Gracias a su obra, desde mediados del S. XX la literatura juvenil cambió definitivamente, convirtiéndose poco a poco pero de forma imparable en un fenómeno de masas.

Y sin embargo, también él tuvo un inicio. Alguien tuvo que valorar la primera historia que envió a un editor: El Hobbit. Corría el año 1936.

Tolkien había prestado partes de su historia a algunos amigos y alumnos, entre ellos C.S. Lewis y finalmente, en 1936, envió el manuscrito a la editorial Allen & Unwin.

Stanley Unwin, presidente de la empresa, opinaba, con toda la razón, que los mejores críticos de una historia para niños eran, precisamente, los niños. De modo que les encargaba a sus hijos la lectura de estas historias y les pedía un informe de las mismas.

El Hobbit se lo entregó a Rayner Unwin, (el apellido del chico podría haber sido creado ex profeso por el propio Tolkien) su hijo menor. En 1936, tenía 10 años.

Él fue el primer “crítico” del gran Tolkien, y este que os presento aquí el informe que ofreció a su padre:

Bilbo Baggins (Bolsón en castellano) es un hobbit que vive en su agujero hobbit y que nunca ha tenido una aventura. Entonces, Gandalf el mago y sus enanos lo persuaden para que los acompañe. Tienen una aventura muy excitante, luchando con trasgos y wargos, y al final llegan a la Montaña Solitaria.

Matan a Smaug el dragón, que guardaba la montaña y tras una terrible lucha con los trasgos, consigue volver a casa… ¡rico!

El libro, con ayuda de mapas, no necesita ilustraciones. Es bueno, y gustará a todos los niños entre 5 y 9 años.

Rayne Unwin.

Este fue el primer informe que recibió uno de los libros más leídos del último siglo.

Y es que, hasta los grandes comienzan desde abajo.

6 comentarios:

Elisabet dijo...

Hola, Teo,

qué chulo me parece tu blog, por lo que cuentas y cómo lo enfocas... Bueno, disculpa el lenguaje infantil :) Me ha gustado mucho esta historia del primer crítico de El Hobbit. Es uno de los pocos libros que he leído más de dos veces... ¡Y en su inglés original! Una delicia. Y un relato redondo, completo, con mucha aventura para niños y muchísimo más jugo para adultos sin prejuicios...

Tolkien también marcó mi adolescencia y mi forma de ver la literatura. Leí El Señor de los Anillos a los 12 años y desde entonces, gracias a él y a otra autora, siempre que leo algo me fijo no sólo en el contenido, sino en la belleza de las formas.

¡Seguiré tus pasos, futuro-famoso-escritor!

Eli

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola, tolkiendili.

Te animo a continuar con tu Blog. JRRT me animó a recorrer sus sendas desde muy joven y marcó mis inicios. d ehcho, mi primer libro es una serie de relatos ambientados en la Primera, Segunda y Tercera Edad (impublicables, puesto que Ed. Minotauro no cede sus derechos)

A lo mejor podría darles difusión desde tu Blog... uhm...

Elisabet es un ejemplo de ilusión e imputo, y también con su ejemplo abrí mi Blog

Un saludo:

Espartano

(Blog: A Hemingway le negaron 27
http://www.lenegaron27.blogspot.com)

Teo Palacios dijo...

Hola, Eli

Me alegra que te guste el "enfoque" del sitio este... acabo de empezarlo como ves, espero seguir por buen camino, que las comparaciones son odiosas y tu ya eres una maestra en esto del "blogger".

Yo leí El Hobbit muy tarde, con 20 años. Sin embargo, me pareció una historia maravillosa y fresca, que abría todo un mundo al lector. Lo más dificil era que, aunque se trataba de un cuento para niños, estaba escrito de tal manera que un lector que se deje llevar podía llegar a pensar que aquello había sucedido realmente! Y eso es lo que hace único a Tolkien: su capacidad de hacer veraces sus historias.

Gracias por acercarte. Seguimos en contacto. Por cierto, comprueba la entrada de tu correo ;)

Teo Palacios dijo...

Bienvenido, Blas

Tolkien, también para mí, es una fuente de inspiración continua.

Y veo que no soy el único para quien Eli también inspira. Es una buena amiga que ayuda en todo y más; yo soy un claro ejemplo de eso.

Ya he dado un vistazo a tu blog. Curioso lo de Hemingway. Y curioso también que ambos nos basemos en una idea parecida a la hora de poner en marcha nuestros blogs.

Te sigo de cerca, en cuanto pueda te vinculo

namarië

Conchita dijo...

Hola Teo, me he enterado por Leonardo de la dirección de tu blog. Tardaré en ponerme al día, que el tiempo para leer es escaso, escaso.

Un abrazo para tí y otro para Mari.

Conchita.

Conchita dijo...

P.D. No comento nada sobre Tolkien porque empecé el Sr. de los Anillos y a la descripción de la quincuagésima piedrecita que pisaba Frodo, me rendí. Ejem, espero que esto no obstaculice nuestra amistad.... :-D