martes, 23 de septiembre de 2008

Estudios de Marketing III: La sinopsis

Tras escribir la novela, elegir para ella un título atrayente y seleccionar la/las editoriales o agencias a las que queremos enviarla, llega el momento de prepararnos para argumentar sobre nuestra obra. Porque, si antes tuvimos que convertirnos en editores, ahora tenemos que cambiar el chip y ser un híbrido entre guionista y vendedor.

Volvamos a pensar un segundo. Imaginemos que vamos a comprar, por ejemplo, un coche. Normalmente, solemos tener dos o tres modelos que nos interesan. Pero siempre hay algo que nos decide por uno u otro. Y lo que nos decide es lo que hace DIFERENTE a ese coche sobre el resto. Puede ser el equipamiento, el interior, la carrocería o el precio. Pero hay algo que lo diferencia de los otros.

Normalmente, lo que lo hace diferente ya lo sabemos. Es decir, solemos habernos informado previamente de un modelo y otro y sabemos lo bueno y malo de cada vehículo. Es entonces, cuando el vendedor del concesionario entra en acción, y si hace bien su trabajo, salimos de allí con los papeles de la compra firmados.

En nuestro caso sucede algo parecido, aunque algo más complicado porque no hay un contacto directo con el editor, al menos, inicialmente. Pero el principio básico no cambia: tenemos que presentar nuestra obra de manera que sea diferente al resto de novelas que reposan sobre la mesa de la editorial.

Y para eso, como ya se ha hablado en algunos de los comentarios de este blog, contamos con dos armas: La sinopsis y la Carta de Presentación.

La sinopsis no es más que un resumen de la obra. Un agente literario asegura que si un autor no es capaz de resumir su obra en una sola frase, probablemente esa novela no esté bien trabajada. Por supuesto, esto no deja de ser una opinión, más o menos discutible. Lo que sí es cierto es que la sinopsis es fundamental. Como decíamos hace unas semanas, una de las primeras cosas que hacemos al coger un libro en las manos para valorar su compra es leer la sinopsis, y dependerá de si esa sinopsis nos llega o no que nuestro deseo de comprar la novela aumente o se desvanezca por completo.

De modo que veamos un ejemplo.

La sinopsis original de un libro archiconocido es esta:

Corre el año 1123, el pueblo de Kingsbridge asiste al ahorcamiento público de un inocente que entona una quejumbrosa melodía en francés, la lengua de la nobleza normanda, dirigida a una joven embarazada. La chica, tras el ajusticiamiento, maldice a los siniestros personajes y huye al bosque.

Inglaterra se halla sumida en una cruenta lucha sucesoria en la que se suceden injusticias como ésa. En Kingsbridge se inicia la construcción de una catedral gótica, el sueño de Tom Builder, un sencillo maestro de obras que quiere erigir el monumento en celebración de la gloria del señor. Pero los intereses que se oponen a tan ingenua empresa, representados por un monje ambicioso y un obispo corrupto empeñados en destruir el proyecto y arruinar la reputación de sus impulsores, darán lugar a un conflicto entre el clero y la monarquía.

Así se vende LOS PILARES DE LA TIERRA.

Para nada se habla en la sinopsis de Lady Aliena, ni de Jack, ni del Prior Phillips, ni de los problemas económicos, ni de los ataques a la ciudad… ¡y sin embargo, de eso es de lo que trata la novela! Quien haya leído (me imagino que la mayoría) esta novela reconocerá que, si bien es cierto lo que se dice en la sinopsis, en realidad, la novela no se fundamenta en esas cuestiones. LOS PILARES DE LA TIERRA es la historia de una familia humilde en un intento por sobrevivir en un mundo violento en el que tienen pocas probabilidades de continuar con vida y la lucha de una familia noble venida a menos. Pero de nada de eso se hala en la sinopsis.

Pero, imaginemos que la sinopsis hubiera sido algo parecido a esto:

En la ficticia ciudad de Kingsbridge, en 1123, una familia al borde de la inanición consigue una oportunidad para salir de la pobreza al iniciarse la construcción de una catedral. A su alrededor, se crea una guerra de poder entre los nobles y el prior de Kingsbridge, lo que dará lugar a matanzas y violaciones. El pueblo mismo está a punto de sucumbir a los numerosos problemas que lo acosan, pero el hijo bastardo de una mujer a la que consideran bruja aparecerá para solucionar los asuntos.

Desde luego, la diferencia es obvia. Para empezar, en la sinopsis original se nos habla de un inocente al que le quitan la vida, de la madre de su hijo que se ve obligada a abandonarlo todo y adentrarse en el bosque, de un sencillo maestro de obras que se encuentra con el sueño de su vida, pero que se verá dificultado por una guerra de intereses…

Todo eso son virtudes de la primera sinopsis que atraen al lector y favorecen la compra. Pero es que, además, la segunda, la que me acabo de inventar para esta entrada, vamos, tiene debilidades:

Hablar de que el lugar donde transcurre la acción es ficticio en una novela histórica, es tirar la novela por tierra. Quien va a comprar novela histórica sabe que no todo será cierto, ¡pero al menos que no se lo refrieguen por la cara! Se habla también de matanzas, e incluso de violaciones, cosas que en general, el gran público suele rechazar planteadas abiertamente. Por último, que la solución llegue casi como por acto de magia, termina de darle un aire inverosímil al tema.
¡¡¡Y lo cierto es que todas esas cosas también pasan en la novela!!!

La sinopsis debe maquillar la historia, presentarla de forma novedosa, creíble, interesante y, además, planteando cuestiones y preguntas que sólo tienen respuesta cuando se lee la novela.

Esta es la sinopsis de mi primera novela con la que conseguí firmar con la agencia de Sandra Bruna, una novela de fantasía juvenil:

Jhan, un miembro de la casa real del reino de Isitrlond, es reclamado por el rey, quien solicita su colaboración para participar en la recuperación de un objeto divino. Según las nuevas llegadas desde el Sur, LA PIEDRA DE ALDUR permitirá que los reinos de los Hombres puedan hacer frente a un oscuro peligro que amenaza con aniquilarlos a todos.

En contra de sus deseos, Jhan se incorpora a la misión abandonando a su esposa enferma. Pero antes de que pueda unirse al resto de los que serán sus compañeros, es capturado y trasladado para que sirva como esclavo de sus enemigos.
Mientras tanto, un grupo de héroes llegados de todos los rincones de la tierra, inicia la búsqueda del maravilloso objeto que les permitirá oponerse a su enemigo. Durante el viaje tendrán que enfrentarse no sólo a los siervos de éste, sino también a sus propios temores e inseguridades, mostrando su faceta más humana.
Lo que desconocen los aventureros es que, en el seno mismo de su grupo, oculto tras unos extraños sueños, se esconde la semilla de un mal que puede destruirlos a todos.


El poder de la Sinopsis de la novela no puede ser despreciado. Es el primer contacto con el tema de nuestra novela. Si conseguimos atraer al editor con ese resumen, estaremos un paso más cerca de publicar nuestra obra.

19 comentarios:

Proyecto de Escritora dijo...

me ha parecido una entrada muy interesante, máxime en la situación que me encuentro, que no es otro que inventarme una psinosis para una de mis novelas. Me viene muy bien los ejemplos porque es algo que no te enseñan en ningún sitio (o casi) y está muy bien tener una idea de como empezar a construirla.

Gracias!!

Un saludo!!

Blas Malo Poyatos dijo...

Buenísimo, Teo.

La sinopsis debe contener más filosofía que detalles, debe destilar la idea, el "leit motiv" que impulsa a escrbir la historia (en vez de no escribirla). Y todo en pocas líneas.

Mejor el primer ejemplo que el del "hijo bastardo de una bruja".
Como en tus otra entradas, chapó.

Un saludo.

Martikka dijo...

Gracias por esta interesante entrada y por la sinopsis de Los Pilares. Siempre es bueno saber lo que funciona o no.
Yo tengo 2 sinopsis de mi actual novela, la breve de pocas líneas con las ideas principales, y la extendida. Tenía entendido que se han de hacer las dos. Pues si interesa la primera, leen la segunda. Pero claro, la extendida la he ido haciendo a medida que avanzaba la novela, porque no sé todo lo que va a suceder!
Un saludo!

John Anthony dijo...

Que curioso... Yo lo primero que hice fue la sinopsis.

Creo que fue lo mejor que hice, porque al solo saber la idea principal del libro, pues ahi queda recogidito.

Elisabet dijo...

Teo, qué buena lección de marketing. ¡Con ejemplo ilustrativo y todo! Ahora mismo me pregunto si la sinopsis que redacté para mi novela es la más adecuada... ¡Voy a revisar las otras! Aunque la suerte ya está echada. Hoy he estado con Sandra, ya te contaré... ¡tengo muuuchas cosas que hacer y explicar! A ver si esta noche posteo en el blog.

Un beso, artista,

Elisabet dijo...

Helena, una buena idea para inspirarte con la sinopsis es imaginar cómo resumirías tu novela en un trailer de cine... ¡Los trailers siempre enganchan!

Susana Eevee dijo...

¡Lo que estoy aprendiendo con tus consejos, Teo!
Lo has explicado de maravilla. Me ayudará mucho cuando tenga que redactar una sinopsis.
Estaré atenta a las próxima entradas, imagino que pronto nos hablarás de la redacción de la Carta de presentación a las agencias y editoriales. Es algo fundamental y yo creo en este tema ando muy perdida.
Oye, la cantidad de alumnos que te estamos saliendo, ja, ja...

Un abrazo.

Teo Palacios dijo...

Hola, Elena, Blas, Martikka, Eli y Susana.

Me alegra ver que la entrada te parece interesante, y que incluso puedes sacar algo de valor de ella!!!

Ánimo!

un abrazo

Teo Palacios dijo...

Exacto, Blas

Se trata de extraer dela historia algunos aspectos que llamen la atención del lector/agente/editor para que se sienta atraido por la obra que tiene en la mano.

Ya ves, para algo tan fácil he tenido que contar tanto rollo...

Un abrazo.

Teo Palacios dijo...

Martikka

Es cierto que algunos aconsejan presentar en primer lugar una minisinopsis de la novela. Ya es cuestión de presentación: si haces una presentación muy larga, tal vez sí te interese hacer alprincipio un resumen brevísimo de la novela para que el editor pueda saber de qué va la cosa...

Saludos.

Teo Palacios dijo...

Eli, conociéndote, dudo mucho que tus sinopsis no estén ya más que trabajadas... Te pongo un reto: si haces algún cambio, aunque sea en una de ellas, a raíz de esta entrada del blog, me lo cuentas!

Ya leí con calma la reunión... dio para mucho esa hora!!!

Luego te contesto por allá ;)

Besos

Teo Palacios dijo...

Hola, Susana!

todo llega, todo... ya hablaré de la cara depresentación, pero creo que antes contaré algunas otras cosillas personales. Ya veremos.

Por cierto, que ya estoy pensando en cobrar derecho de visita al blog... ¡por aquello del maestro! :P

Quita, quita... que yo estoy empezando a aprender ahora y me limito a contaros lo poquito que sé.

Un besazo

Esther dijo...

Teo, he pasado un largo e interesante rato leyendo este blog de punta a punta. Creo que no me perdí detalle alguno...

No sólo se aprenden algunas cosas más que importantes (jejejeje); está presente "eso" que vos contabas al principio: la reconfortante atmósfera de que ya no se está más solo.

Un cariño grande,
Esther

Teo Palacios dijo...

Hola, Esther!

Que alegría verte por aquí... Muchas gracias por tomarte el tiempo para leerte tooodo lo que llevo escrito. Habrás pasado un buen rato, me temo... Bueno, si al menos no ha sido muy aburrido, ya me doy por satisfecho.

Y respecto a la atmosfera de no estar solo... pues ya ves, es la gente como tú quien lo hace posible. Yo me limito a abrir la puerta para que entréis... depende de vosotros cruzar la puerta. Y parece que alguno, acepta la invitación. ;)

Besos "desde este lado"

Javier Márquez Sánchez dijo...

Hola Teo. Enhorabuena porque veo que estás teniendo un gran éxito con el blog. No es para menos. La verdad es que todo es muy interesante y lo expones con sumo detalle y sencillez. ¡A seguir así!

Teo Palacios dijo...

Muchas gracias, Javi.

Sí, estoy muy contento de las visitas que va teniendo el blog, y de que muchos se animen y participen. Al fin y al cabo, esto es un camino de ida y vuelta. Así es como se aprende y como se crece.

Un abrazo fuerte. ¡Nos vemos el viernes!

B. Miosi dijo...

Hola Teo, estoy de acuerdo en lo que tú dices acerca de las sinopsis, sin embargo hay páginas literarias donde aconsejan que la sinopsis que se presenten a las editoriales no deberían ser iguales a las que se pondrían en una contraportada, donde sí se puede jugar con la imaginación del lector.
La sinopsis para una editorial ha de tener un poquito más de detalles, según ellos, aunque parece que también funciona escribirla de manera que se puedan ocultar detalles y sublimar otros,
te felicito por esta valiosa lección, y creo sinceramente que la sinopsis, tanto como el título han deser lo suficientemente atractivos como para que queden grabados en la mente de quien los lee.

Un abrazo y suerte con tu novela!
Blanca

Elisabet dijo...

Teo, ¿otro reto? Oh no, más deberes no!!

Lo que dice Blanca no deja de ser cierto. Cuando mi mentora me habló de hacer una sinopsis y me enseñó una suya, vi que era bastante larga, incluso he leído un par que me han hecho otros editores de mis novelas y son casi un resumen de toda la trama.

Bueno, lo que yo hago es lo siguiente: tengo una sinopsis breve, a modo de trailer o mini presentación, efectiva, corta y lo más impactante que puedo (un párrafo de unas diez líneas, no más, incluso menos). Y luego redacto otra más larga, que ya viene a ser esa síntesis del argumento. Al principio era un resumen sin más. Ahora los hago más creativos, o sea, no revelo el final, o cómo se resuelven ciertas situaciones y, en cambio, destaco ciertos temas o nudos argumentales que puedan resultar de interés. Marketing a saco, ya veis :)

De mis primeras novelas hice hasta tres y cuatro versiones.¡Llega a ser divertido eso de redactar sinopsis!

Teo Palacios dijo...

Hola Blanca, Eli

Bueno, os cuento que, en mi opinión, todo depende de la presentación que se haga de la obra. Como explicaré en otras entradas, todo lo que he ido explicando es la preparación para presentar la novela a un agente o una editorial.

Ahora queda hacer la auténtica presentación, que yo aconsejaré hacer en dos partes. En la primera, con una carta reducida, se incluyen una sinopsis también reducida. En la segunda, con una carta más amplia, la sinopsis también se amplía. Pero como digo, forma parte de la presentación.

Lo que explico en esta entrada es que la sinopsis debe cuidarse al máximo, y las pautas que debe seguir una sinopsis. No debe contarlo TODO, con independencia de si es más o menos amplia, más o menos detallada. Y además, debe abrir el apetito del agente/editor para que se interese por leer la novela, que desde el mismo principio tenga un ánimo positivo, interesado. Todo eso influye en la valoración final.

Por supuesto, es una opinión, la mía basada en mi experiencia y lo poco que sé del mundillo, ¡no perdáis eso de vista! Por eso son tan importantes los comentarios de los visitantes, porque enriquecen el tema principal y todos seguimos aprendiendo.

Gracias.

Y besos a las dos!