martes, 14 de octubre de 2008

Estudios de Marketing IV: La Carta de Presentación (1ª parte)

Os lo debía después de un par de semanas hablando de otros temas (y es que hay mucho que contar…), pero tras las jornadas literarias de Dos Hermanas, las entradas que más interés suscitan son las que tienen que ver con las sugerencias sobre el modo de presentar las obras a las editoriales y demás.

Precisamente por eso quiero aclarar que lo que cuento aquí no es la “panacea” ni asegura el éxito ni nada de todo esto… sencillamente son consejos que pueden (recalco el pueden) ayudar a que la obra presentada sea recibida con un ánimo distinto por aquellos a los que va dirigida.

De modo que hoy toca hablar de la Carta de Presentación, la última parte del trabajo previo (los que hayan leído las entradas anteriores ya sabrán que el trabajo no termina al concluir la novela) al envío de la novela a las editoriales o agencias.

Pero la última parte la vamos a dividir en otras dos.

Blanca Miosi una escritora que, por lo poco que le he leído va a dar mucho que hablar (el último fragmento que ha colgado en su blog me parece fantástico, no sólo por la forma sino por la historia que narra) preguntaba hace unos días que, por lo que había leído, algunos aconsejaban una sinopsis más amplia que aquella de la que hablé hace unos días. Le contesté aquí y hoy vais a entender por qué.

Haciendo un breve repaso, habremos seleccionado cuidadosamente y contactado previamente a la editorial/agencia a quien vamos a enviar la novela, habremos cuidado el título, etc… Contando con que nos hayan contestado que efectivamente están abiertos a valorar nuestra novela, nos toca ahora enviarla. ¿Y qué vamos a hacer, encuadernarla y mandarla sin más? ¿Sin que sepan quién la manda? ¿De qué habrá servido entonces la llamada y la selección? No, no, no… las cosas hay que hacerlas de forma más inteligente. De modo, que lo que haremos será enviar una muestra de la novela y no la novela completa.

Por supuesto, ya que somos nosotros los que elegimos qué partes vamos a enviar, elegiremos aquellas que sabemos (por nuestra impresión personal y los comentarios que nos hayan podido hacer) que tienen más fuerza, más belleza, o llaman más la atención. Habrá quien diga que esto es hacer trampa… En absoluto, es jugar nuestras cartas. Recordad que lo que tenemos que hacer es llamar la atención sobre todos aquellos otros manuscritos que se acumulan en la mesa del editor. De manera que lo hacemos sin escrúpulo alguno, porque en parte, el éxito o no de nuestra obra depende directamente de la presentación que hagamos de ella.

Elegidas las porciones a presentar (no más de dos capítulo, de los que uno debe ser el primer capítulo de la novela. En total, alrededor de 30 o 40 páginas) ya estamos listos para hacer el envío. En algunos sitios nos pedirán que lo enviemos por correo ordinario, pero es más habitual que esta primera toma de contacto se realice vía e-mail. Por lo tanto, llega el momento de volver a teclear.

Lo primero que haremos será el cuerpo del correo electrónico. En él nos presentaremos como tal persona que habló el día X con la persona Y y concertó el envío de la novela. Haremos un brevísimo resumen de la conversación, comentaremos que en los archivos adjuntos encontrará una muestra de la obra para que puedan valorar su posible interés, así como una carta de presentación de la misma. Nos despediremos enseguida agradeciendo el interés y la amabilidad mostrada, bla, bla, bla…

Sin embargo, aún no hemos presentado la novela… ¿entonces?

Como veis, estamos haciendo una DOBLE presentación: el cuerpo del e-mail y la carta de presentación propiamente dicha. ¿Por qué? Muy sencillo: la persona que reciba el e-mail o el correo ordinario no tiene por qué ser (en la mayoría de los casos no es con total seguridad) la que debe valorar nuestra novela. Esta primera persona tiene que saber qué es lo que acaba de recibir y qué tiene que hacer con ello. De ahí el cuerpo del e-mail.

Adjunto a él irán los capítulos seleccionados y, ADEMÁS, la carta de presentación. Mejor dicho, la PRIMERA carta de presentación.

¿Y qué ponemos en ella? Porque ese es el propósito de esta entrada, aunque me esté llevando tanto tiempo explicarlo.

De entrada, debemos presentarnos al, ahora sí, agente o editor que va a valorar nuestro trabajo. Sobre todo debemos ser sinceros. Si no tenemos nada publicado, yo aconsejo decirlo directamente. ¿De qué sirve esconderlo? ¿Qué pasa, que soy un escritor novel? Pues sí… ¿y? ¿Dónde está el problema? ¿Dónde está el complejo? De hecho, estoy orgulloso de serlo. Como dije en la primera entrada de este blog, Tolkien fue escritor novel, y mirad lo que hizo el buen hombre. Por supuesto, aquí entraría el currículum literario del que dispongamos (en mi caso, nulo): premios literarios (por pequeños que sean), etc…

A continuación, presentamos una sinopsis (ya estamos otra vez) de la obra. Yo, en esta primera carta, aconsejo una sinopsis hiperbreve, no más de unas líneas muy generales. Más abajo podéis leer la sinopsis de mi primera novela. Ésta que leéis ahora es la que envié en esta primera carta de presentación: Un antiguo miembro de la casa real que dejó su puesto para cuidar a su esposa enferma, es reclamado por el monarca para participar en la recuperación de un objeto con el que hacer frente a un enemigo contra el que nada pueden: Los dragones. Durante el viaje en compañía de otros héroes, se producirá un cambio en la personalidad del protagonista, marcado por unos extraños sueños que en apariencia no tienen explicación. Finalmente, la catarsis se produce, con efectos impredecibles para él mismo y sus compañeros

Como veis, mucho más breve que la que os traje hace unos días.

A continuación, deberemos explicar un poco qué hace diferente a nuestra novela sobre el resto de novelas de ese género que se publican cada año. Si recordáis, hablábamos de la necesidad de que nuestra obra sea diferente, aporte algo nuevo, sea original en algún aspecto: historia, personajes, tramas secundarias, época… cualquier cosa vale para destacarla.

Por último, explicaremos de una pincelada el público al que va dirigido.

Sí, eso es trabajo nuestro. ¿Quién mejor que el autor sabe para quién ha escrito? ¡Ah, no! No vale decir que el autor escribe para sí mismo… ¡Si yo os contara lo mucho que se habló sobre ese tema en el encuentro de literatura de la semana pasada! El autor escribe una historia que le gusta, pero escribe para otros, para que otros lo lean, de lo contrario: ¿para qué tomarnos todo este trabajo para intentar ser publicados? Pues eso, que es el autor quien debe decir para quién ha escrito la novela. ¿Es novela fantástica, de terror, histórica, costumbrista, dramática, romántica…? Es trabajo del autor decidir esto pues, dependiendo de ello, irá dirigida a un público o a otro. Si “catalogamos” nosotros la novela, de entrada le estamos ahorrando trabajo al editor, ¿y quién no mira con buenos ojos a aquél que hace parte de nuestro trabajo?
¿Y acaso no es nuestro deseo que el editor/agente vea con buenos ojos nuestra novela?

Para concluir la carta anotaremos nuestros datos de contacto: e-mail, teléfono, etc… Parece que hay más de un autor que hubiera sido publicado si se hubiera acordado de adjuntar estos datos…

Ahora, sólo queda esperar, más o menos tiempo, a que valoren estos primeros capítulos. Si hemos hecho bien el trabajo hasta ahora, y la novela es interesante y está bien escrita, hay muchas opciones de que nos pidan la obra completa para valorar su posible publicación.

Y entonces, será cuando mandemos la segunda carta de presentación.

¿O pensabais que el trabajo ya había terminado?

18 comentarios:

Javier Márquez Sánchez dijo...

Joer, macho, qué curre te estás dando. En serio, yo me sentaba un rato a darle forma a estas notas y publicaba un libro sobre el tema ¡ya!

B. Miosi dijo...

Hola Teo, sigo con mucha atención todo lo que dices, y te agradezco lo de la sinopsis porque por lo menos en mi caso, surtió efecto inmediato.
También me parece muy importante estudiar la página del agente o editor. Como yo buscaba agente, me fijé en Sandra Bruna y Antonia Kerrigan.
La página de Kerrigan es muy simple, casi minimalista. Un dato que tomé en cuenta a la hora de hacer mi presentación. Envié entonces una sinopsis de siete líneas, de una novela que abarca tres generaciones. La envié y recibí una respuesta automática: Deb esperar seis meses, no llame antes porque no contestaremos, etc.
Me desanimé un poco, pero respuesta era respuesta.
Sólo envié la sinopsis, debajo pusde mis datos de blogs, una lista con las novelas que había escrito y publicado, mi dirección, y teléfonos.
Al final una linea:
"Les agradecería si pudieran representarme.
Atentamente.
B. Miosi"
A los seis días recibí correo pidiendo la novela completa, se las envié por mail. A los otros seis días aceptaron representarme.

Veo que si se siguen ciertas pautas, se puede lograr, Teo, y muchas gracias por el consejo de reducir la sinopsis. Creo que fue el punto clave. Y también estudiar el caracter del agente.

Un abrazo!
Blanca

Blas Malo Poyatos dijo...

Teo, tus palabras son oro puro. En cuanto acabe el mes espero retomar el tema de mi búsqueda de agente y editorial Y tus consejos me van a ser muy útiles.

Monta una academia de escritores, ¡¡¡ya!! No basta con ser escritor.. y como también indica Blanca Miosi, hay que ser psicólogo

Que cosas.

¡Saludos!

Teo Palacios dijo...

Buenas, Javi.

Lo que me dices parece indicar que te va gustando lo que lees... De todas formas, tú necesitas poco de esto. Sobre el libro... ya hablaremos, tengo algunas cosillas que contarte.

Un abrazo

Teo Palacios dijo...

Hola, Blanca

No podías traer una noticia mejor. Firmar con Kerrigan es una garantía de éxito.

Me alegra mucho saber que alguna de mis sugerencias te ha servido de ayuda, aunque en realidad tu necesitas muy poco de eso... Sin embargo, me siento un poco partícipe de tu éxito... perdóname esa pequeña muestra de egolatría.

Besos

Teo Palacios dijo...

Ánimo, Blas

Cuando uno tiene talento, fuerza y trabaja por conseguir sus objetivos, antes o después los alcanza si no desfallece. Ya nos irás contando cómo avanza esa búsqueda tuya.

En cuanto a la Academia... algo de eso hay, pero por ahora, hasta aquí puedo leer.

Un abrazo.

John Anthony dijo...

Gracias, ante todo y lo primero.
Nos ayudas a tantos con estos meticulosos consejos, que tendrías que cobrar unos eurillos, al menos (que no lo hagas, es un punto a tu favor jeje).

El día que finalice mi proyecto, tus consejos los tomaré muy en cuenta, porque aunque no esté demostrado científicamente, confío en que son de mucha ayuda.

Chao. Cuidaos.

Teo Palacios dijo...

Ánimo, Jhon

Trabaja en firme y ten paciencia y ya verás como obtienes resultados. Y si mis comentarios te pueden ayudar en algo, pues será un placer.

Un abrazo.

José Angel Muriel dijo...

Teo, cuando acabes este estudio por entregas, me gustaría publicarlo en mi sección de taller. ¡Está avalado por los resultados!

Teo Palacios dijo...

Honor que me haces, J.A. En reaklidad, no quisiera dar la impresión de que si se hacen las cosas así vas a conseguir publicary demás... son simplemente sugerencias que pueden ayudar a andar el camino.

Si crees que puede ser útil, adelante. En principio dedicaré 2 o 3 entradas más al trabajo posterior y referente al "marketing" que el autor debe realizar al escribir una novela.

un abrazo

Elisabet dijo...

Hola, Teo,

Realmente, lo tuyo es de manual. ¡Toma nota! Un libro con todo este material, recompuesto con gracia, complementado con ejemplos y con un buen título, ¡puede convertirse en un best seller!
(Consejo: habla con Sandra de esto)Y si quieres ideas explosivas... habla conmigo.

Bueno, todo esto funciona, sí. Coincide mucho con los famosos consejos de cierta carta que circula por ahí, de la agencia Schavelzon, que tú ya conoces. Con un par de ingredientes más: tu experiencia y el contacto que tienes con toda esa pléyade de escritores fantásticos que os reunís ahí, a conspirar en Dos Hermanas...

Yo también seguí este proceso, aunque me salté algún que otro paso y con la carta fui un poquito a saco (ya lo sabes). Mis sinopsis nunca pasan de un tercio de página, me tira más la brevedad y lo directo.

Y sobre lo que dice Blas, de tener psicología, y lo que comenta Blanca, de estudiar al "destinatario", ¡totalmente de acuerdo! Esto es como buscar trabajo, o como prepararse a una batalla. Conoce a tu adversario y busca por dónde atacarle... (en el buen sentido de la palabra, claro)

Ja, ja, se me está ocurriendo otra idea... pero mejor me la callo por ahora.

Gracias por compartir tu saber hacer, de nuevo.

Eli

Armando Rodera dijo...

Reitero todo lo dicho en los comentarios, Teo. Lo explicas de una forma tan amena, didáctica y a la vez divertida que hace que parezca fácil y todo, aunque ya sabemos que no lo es.

Ya sabes que llegué a tu blog gracias a Elisabet y se lo agradezco muchísimo. Estoy de acuerdo con ella en que podría ser un bombazo editorial, piensatelo un poco, je, je.

Yo hago una mezcla entre esto y la famosa carta de Schavelzon, sólo falta que de todos los anzuelos lanzados pique al final alguno.

Esperamos todos ansiosos tu próxima y seguro que fructífera lección.

Un saludo y felicidades de nuevo por tu blog y por todo lo que estás consiguiendo.

Teo Palacios dijo...

Eli, mira que al final, entre unos y otros, me vais a convencer para que escriba el libro ese y me meteréis en un lío...

Es cierto que parte de lo que cuento está basado en los consejos de esa carta que comentas. Y también es cierto que yo no la seguí tal cual,igual que tú tampoco lo hiciste.

Lo que yo cuento aquí es eso, mi experiencia, basada en lo que he vivido, lo que me han contado y algunos conocimientos de marketing propios... Por eso digo que no tiene por qué funcionar siempre. Sólo, que a veces sí lo hace ;)

Y si encima se enriquece con los comentarios de otros, ¡pues mejor que mejor!

Un abrazo

Teo Palacios dijo...

Bienvenido de nuevo, Armando

Dices que tú haces una mezcla entre lo que yo cuento y tus propios conocimientos del tema... ¡GENIAL! Se trata precisamente de eso... de tomar lo que uno cree que puede ayudarle y ponerlo en práctica. Si eso ayuda para avanzar aunque sea sólo un paso más, ya es un adelanto.

Muchas gracias por las felicitaciones, intentaré estar a la altura de lo esperado en las próximas entradas.

Saludos

Montse dijo...

¡Hola!

Yo llamé una vez a Alfaguara y me dijeron que no les valía que le enviaran sólo una parte (sean dos páginas o dos capítulos) de la novela, que debía enviarla entera... Yo también había pensado mandar al principio únicamente las partes más interesantes, pero no me dejarn, sniff, sniff.
Ahora estoy a la espera de que me contesten... ¡qué nervios!

¡Saludos y mucha suerte!

Teo Palacios dijo...

Hola, Montse

Bueno, esto ya es un caso distinto claro. Siempre que la editorial o la agencia nos diga que quiere A+B+C pues lo que tenemeos que mandarles es A+B+C. Es de lógica. Lo que comento aquí es, precisamente, para los casos en los que no dicen nada, que suelen ser la mayoría.

Un abrazo

Esther dijo...

Teo, más allá de los consejos detallados —y muy útiles—, creo que lo más importante que obtengo —de esta entrada y las anteriores, más los comentarios y respuestas— es la necesidad. La necesidad de planificar, pensar y organizar la búsqueda de editorial/agencia, en forma meticulosa, calma e inteligente; analizar todo lo que se pueda analizar, obtener información, aprender de los errores, tomarse el tiempo necesario y no lanzarse a la pileta sin saber si tiene agua o está vacía. Que el azar haga lo suyo (allí no podemos intervenir, ni a favor ni en contra), pero el autor debe también hacer lo suyo.
Mmm... un equilibrio entre la planificación y la acción: hay que pensar, pero no tanto que inmovilice.

Cariños,
Esther

Triques en el baúl dijo...

Hola Teo,
Te saludo desde México. Aquí en la capital con más de 22 millones de habitantes sólo tenemos DOS, si DOS agentes literarios. Soy dramaturgo por lo que la publicación es un terreno nuevo para mi. Pero con la primera novela que hago estoy pasandolas dificiles pues no sé a quién acudir. ¿Debo conseguir un agente en mi país? ¿Sería igual de efectivo un agente en España, por ejemplo? Te mando un a brazo fraternal desde México. Álvaro Cerviño. ac1.618@hotmail.com http://alvarocervino.blogspot.com/index.html