miércoles, 11 de febrero de 2009

Estudios de marketing VII: El momento de la verdad (I)


El proceso para que se publique un libro es enormemente largo. Pasan, en el mejor de los casos, cerca de dos años desde el momento en que el autor concluye su obra hasta que se puede encontrar en las librerías. Y eso contando con la gran suerte de que el libro interese a la primera editorial a la que se envíe, la lean en un plazo realmente corto y la editorial se ponga las pilas para sacarla al mercado cuanto antes.

Pero seamos optimistas; Pensemos que lo hemos logrado, con independencia del tiempo transcurrido: ya está el libro listo para salir a la calle, las cajas llenas de ejemplares, los camiones cargándolas para su reparto, en los almacenes de la distribuidora el frenesí de los pedidos… Y creedme, con independencia de si ha sido gracias a seguir los pasos de los anteriores estudios de marketing que hemos ido comentando o no, yo me alegraré por vosotros.

Pero si pensábamos que nuestro trabajo con ese libro ya estaba acabado… estamos de lo más equivocados.

Se suele pensar que la promoción del libro corre a cargo de la editorial. Que es ella la que tiene los medios, materiales y económicos, para hacer publicidad y que el autor lo único que tiene que hacer es estar disponible por si le preparan una firma de libros, una entrevista, conferencia o presentación de la obra.

Y ese es uno de los peores errores que puede cometer el autor que empieza.

Porque, claro, los que ya llevan 20 ejemplares a sus espaldas, venderán más o menos, pero tienen su público. Si hablamos de mega-ventas más aún, claro. Pero nosotros… lo nuestro es bien diferente. A nosotros no nos conoce nadie, ni nadie (o casi) ha leído nuestras novelas.

Y además, nos encontramos con que hay una tendencia por parte de las editoriales a menguar el número de presentaciones de sus nuevas obras, a menos que se trate del gran lanzamiento de la temporada, que ahí no duelen prendas en dejarse los euros a base de promoción, como es lógico. Por supuesto, nuestra novela, como noveles (esto último se llama aliteración, para quién no lo sepa, que siempre se puede ofrecer calidad literaria, aunque sea en una entrada “bloguera” :p), no será el gran lanzamiento de la temporada, así que, de promoción, seguramente iremos cortitos.

Y ahora es cuando viene el conflicto. Porque nuestro futuro como escritores dependerá en buena parte de cómo funcione este primer libro. Si funciona bien, nos abrirá puertas en el futuro. Si no funciona bien… en el mejor de los casos nos tocará volver a pelear por publicar nuestra siguiente obra como si no hubiéramos publicado ninguna otra. En el peor, podemos ir pensando en la coedición…

De modo que, si queremos que la cosa funcione, toca volver a ponernos el mono de trabajo. Porque hay muchas cosas que a nivel personal podemos hacer para promover nuestro trabajo.

Podemos empezar solicitando entrevistas. Sí, sí, solicitándolas, que no nos van a llamar para entrevistarnos por las buenas. Como es natural, no vamos a llamar a A3, T5, TVE, El País, El Mundo, ABC, La Vanguardia, El Correo, etc… Vamos, si quieres, puedes intentarlo, pero has de saber que seguramente sea tiempo perdido. Toca empezar desde abajo.

¿A quién podemos solicitar esas entrevistas? Pues a radios y televisiones locales, revistas gratuitas del entorno en el que vivimos, periódicos locales. Con “locales” no me refiero en exclusiva a las de nuestra ciudad. Quiero decir que nos dirijamos a medios que se distribuyen en una franja territorial concreta. Seguramente tu ciudad, o tu pueblo, tiene una radio propia. Pero es que el pueblo de al lado tiene otra, y el de al lado de éste otra más… Explota tantos medios de este tipo como puedas. Verás que la lista de aquellos a los que puedes solicitar una entrevista es realmente inmensa. Y seguramente te sorprenderá también que deseen realizarla, pues, ¿qué pueblo no está orgulloso de que sus ciudadanos logren metas?

Otro tema que podemos explotar es el de las bibliotecas.

Las bibliotecas existen para promover la lectura, ese es su fin principal. Suelen realizar actos como talleres de lectura, o de escritura, cuentacuentos y demás. Así que… ¿por qué te iba a sorprender que acogieran con los brazos abiertos un encuentro con un autor?

Desde luego, no podemos olvidarnos de entregar tarjetas, tantas como sea posible, a todo el mundo que se nos acerque en alguno de estos actos. No tener tarjetas no es una excusa, porque hoy se hace uno 500 tarjetas incluso en máquinas en las estaciones de RENFE, así que…

Se trata de promover que se hable de nuestra obra. O incluso de nosotros, que para el caso es lo mismo. Cierto es que no podemos poner carteles en la Fnac, ni en el Corte Inglés. Que no depende de nosotros aparecer en la lista de los 10 más vendidos en el Carrefour…

Pero quien piense que no puede hacer nada por promover su trabajo, que vaya cambiando el chip.

Y no he entrado en lo que se puede conseguir con internet… Eso lo dejo para otro día.

17 comentarios:

Martikka dijo...

Es cierto que cada vez se "promociona" menos a algunos y es cierto también que debemos implicarnos nosotros mismos en que la difusión sea lo más amplia posible. A mí todo esto me da una pereza...
Pero ya tengo cositas preparadas para dentro de unos meses cuando salga la novela (la biblio de mi pueblo ya me tiene apuntada) y espero que en más del entorno, puesto que precisamente la novela trascurre en varios pueblos de la comarca, así que debería estar presente en varios.
Escribir no es siempre un trabajo solitario, como parece. Al revés, tu siempre nos recuerdas que es necesario un buen plan (o al menos, un plan) de marketing para sobrevivir en esta jungla donde nos hemos metido.

Arwen Anne dijo...

me encanta no tener que esperar una eternidad para tus entradas, gracias

referente a la entrada, tienes razón, yo ya tenía algo de idea, pero muy clara no la tenía tampoco, así que me has aclarado un montón de cosas, te deseo mucha suerte con tu trabajo y espero prontito verlo en las librerías... hala, ahora que digo librerías, en mi pueblo hay dos que están deseando de que yo saque mi novela para promocionarla jjajaaja algo es algo, por ahora, pasito a pasito pero sabiendo que tengo que hacer

besos

radioblogueros dijo...

Las bibliotecas tendrían que ser lugares de encuentro entre los escritores y los lectores y no sólo como prácticamente son utilizadas ahora, para estudiar.

Nos escuchamos

STB dijo...

En "El Buen Pozo Sediento" estamos deseosos de realizar entrevistas ;)
Y más si los escritores son parroquianos habituales.
No tienen gran difusión... pero ¿quién sabe si en unos meses se pone el local de moda y está a reventar todas las noches?

Igual tengo que contratar un par de porteros. Y gogós. ¡Y pedir más cerveza!

En El Pozo estaremos muy contentos si alguien solicita una entrevista :)

Claudio dijo...

Bueno, me toca ser agorero.

Yo he ido a presentaciones donde acudían 3 personas. Porque eso de que no te conozcan también es excusa para pasar la tarde en otro sitio y no en el Fnac de turno. Además, está el problema de que en la mayoría de los casos es el propio autor el que debe llevar los libros bajo el brazo, más que nada porque los señores del club de lectura probablemente quieran la novela firmada, y pasado mañana se olviden de tu nombre.

Las circunstancias de las presentaciones son muchas y muy variadas. ¿Es útil promocionar tu libro? Sin duda, pero hay que saber qué funciona y qué no sirve.

B. Miosi dijo...

Teo, la importancia del marketing... por supuesto que una novela necesita de todo un equipo detrás para que su distribución sea eficiente, para que las presentaciones estén llenas de gente, para que los medios de comunicación hablen de tu obra, todo eso es muy importante, pero también hay que tener en cuenta que la obra debe ser buena, pues de lo contrario, no perdurará en el recuerdo.
Y es cierto: publicar la primera vez puede ser importante. La segunda es la prueba de fuego.

Por fortuna yo estoy empezando a sentir el calor de la llama. Ya te contaré.

Besos!
Blanca Miosi

Javier Márquez Sánchez dijo...

Con el lío de Cortazar llevaba varios días sin pasar a visitarte...

Estoy contigo, por más que la editorial quiera promocionar el libro, el autor debe emplearse en esta empresa con toda su energía, si es que realmente quiere que su obra sea divulgada y conocida.

No obstante, Teo, yo no sería a priori tan "pesimista" con respecto a los medios de comunicación "grandes". Lógicamente será más difícil que nos escuchen, pero hay que intentarlo.

Claro, hay que intentarlo con cabeza. El escritor debe crear entonces una nueva fantasía, debe convertirse en un fabulador impecable capaz de seducir al periodista. Dicho de otro modo, hay que espabilar y ser capaz de venderle un frigorífico a un pingüino.

Mi último libro abordaba la figura de un personaje muy popular, Elvis Presley, pero muchos medios titularon al noticia: "Javier Márquez publica un..." Es decir, el protagonista era yo, no Elvis. Y aquello fue gracias a un buen curre que nos dimos entre el jefe de prensa de la editorial -gran profesional y mejor persona- y yo, apra dar forma a un material de promoción -sin un duro de inversión- al que no le faltaba ni el perejil.

Así que no hay más remedio. Si uno quiere publicar un libro y que se lea, también hay que llevar a cabo dos acciones: escribirlo y darlo a conocer.

Teo Palacios dijo...

Lo que ocurre, Martikka, es que el mundo editorial está tan patas arriba, que el escritor, si quiere que su novela se mueva, no puede limitarse a escribir. Tiene, además, que hacer otro tipo de trabajos.

Teo Palacios dijo...

Muchas gracias, Arwen, siempre tan positiva y cariñosa hacia lo que escribo.

Pues eso, paso a paso es como se llega lejos. un abrazo

Teo Palacios dijo...

Radioblogueros, tenéis toda la razón. Las bibliotecas están ofreciendo mucho menos de lo que deberían. Con todo, se efectúan actividades diversas, aunque casi siempre dirigidas a los niños y jóvenes. ¿Tal vez sea porque los adultos son los que menos leen según los estudios de mercado? Al menos, da para pensar...

Teo Palacios dijo...

Pues, STB, cuando quieras creo que aquí podrás hacer unas cuantas, que hay gente a punto de sacar libros al mercado, dícese Martikka, o la bruja (que tengo que enlazar aún)y alguno más que es tímido y no se lanza a anunciarlo. Tienes también a Javi, con varios libros de divulgación en el mercado y una novela en ciernes que va a dar mucho que hablar, a Pepe Carrasco o J.A. Muriel y a Blanca miosi y... ¡Jodé!, ¿¿menudo nivel tienen los visitantes del blog, no?? Y yo diciéndoles cómo hacer tal o cual cosa...

Y a mí ya me dijiste que cualquier día me invitabas a una ronda de cerveza, pero de la buena, la que guardas para la nobleza... Así que cuando quieras ;)

Teo Palacios dijo...

Claudio, por supuesto que una presentación no te asegura nada... pero lo que sí que no permite avanzar es no hacer nada para mover nuestra obra.

Claro que no podremos hacer grandes alardes, (recordamos que hablamos de lo que puede hacer por su cuenta el autor) pero todo lo que sea moverse y hacer ruído, por poco que sea, servirá de ayuda. y claro, estamos esperando a que nos hables más sobre qué cosas crees que ayudan, que aquí todos aprendemos ;)

Teo Palacios dijo...

Blanca, es que si la novela no es buena y uno es autor novel y no tiene "enchufes" no se hará promoción por un motivo muy sencillo: nadie publicará esa novela :P
Y llevas razón, publicar una vez no significa gran cosa. Es importante, claro, porque es el inicio del camino, pero si no tiene una continuidad, habrá valido de poco. Siempre que no seamos Ildefonso falconès, claro...

Teo Palacios dijo...

Pues Javi, ya tardas en contar cómofue esa campaña autopublicitaria. El Domingo quiero pelos y señales, que lo sepas...

sempiterna dijo...

Yo estoy de acuerdo en que hay que moverse. Por la experiencia con Javi, nos hemos dado cuenta de que es importante el papel que juega uno mismo en su promoción. Una buena nota de prensa, hacer contactos como bien decía Teo con eso de las tarjetas de visita,... La verdad es que a ningún escritor novel se le debería ocurrir sentarse esperar a que llamasen a su puerta, la mejor manera es moviéndose uno y los amigos de uno, jeje.

Y nos has dejado con la miel en los labios, porque internet es un gran mundo de oportunidades, para muestra las relaciones que se hacen en los blogs.

Teo Palacios dijo...

Es que, Sempi, esa entrada creo que la pondré el día 26 ... ;)

besu

Armando Rodera dijo...

Lo de tus estudios de Marketing es de asignatura obligatoria en la Universidad, deberíamos proponer una recogida de firmas, je, je. En serio, ya estoy esperando la próxima entrega, que me interesa mucho.

Saludos.