lunes, 9 de marzo de 2009

Los Aspectos Negativos de la Coedición (II)



Si os acordáis de la anterior entrada en la que estuvimos hablando del tema de la coedición, os copié literalmente algunas de las ofertas que proponía una editorial de “coedición”, y comentándolas brevemente dije que había un punto que llamaba la atención. Copio ahora de nuevo aquel resumen para tratar ese y otros temas:

La propuesta en cuestión incluye varios aspectos importantes: corrección, diseño de portada, maquetación, espacio web, venta en internet y distribución nacional. Además, si la editorial lo ve apropiado, realizaría un “minisite” de la obra que tendría un afijo .es incluido en la página de la editorial (para que lo entendáis, sería, por ejemplo: hijosdeheracles.nombredelaeditorial.es) Se comprometían también a realizar promoción en modo de reseña a bibliotecas, medios de comunicación, foros de internet, páginas web, asociaciones de escritores, etc…

Bien, pues os decía que hay un punto que llama la atención… ¿Cuál es? Fijaos en lo que dice sobre las páginas web de la obra. De entrada, comenta que se ofrece “espacio web”. Sin embargo, en el mismo párrafo y en realidad en la siguiente línea, dice que “si la editorial lo ve apropiado, realizaría un minisite de la obra”.

¿En qué quedamos entonces? ¿Tendrá sitio web la novela que se coedita o no lo tendrá? ¿O tal vez lo que se está ofertando en un principio es simplemente anunciar en su página el libro, con una imagen más o menos pequeña y el texto de contraportada, disfrazando ese pequeño espacio de página web? Cuando desde el principio las cosas no se explican de manera que no haya lugar a dudas, y el texto se presenta de forma que da pie a explicaciones erróneas, si cuando ya de entrada hay detalles que no dan buena impresión… es que algo no marcha bien.

Siempre hay que leer mil veces la letra de un contrato, más aún cuando las cosas son nuevas para nosotros.

Claro que ese, y los comentados las semanas anteriores, no son los únicos peligros de de una editorial de coedición. Hay uno que es mucho más sutil, apenas perceptible, y que apenas se repara en él, especialmente cuando uno es recién llegado a esta obsesión de escribir y tiene toda la ilusión del mundo por ver sus textos publicados y encuadernados en tapa dura.

Hace un par de años tuve una conversación de la que ya he hablado varias veces en este blog. Durante esa conversación, un editor me dijo que para que un libro se vea, realmente sea perceptible que está en la calle, si se quiere de verdad que un libro en cuestión sea un éxito de ventas (por supuesto, contando con la calidad del libro), debían ponerse en la calle, como mínimo, 7000 ejemplares. Con esa cantidad, el libro podía encontrarse en la mayoría de librerías, fueran grandes o pequeñas. Claro, cuando se lanza una barbaridad como el millón de ejemplares de la última novela de Ruíz-Zafón, el libro está incluso en los kioscos de prensa. Es el único modo de venderlos todos. Pero bueno, eso es otra historia.

Como digo, un mínimo de 7000 ejemplares para que el libro tenga una verdadera oportunidad de ser vendido y convertirse en un éxito de ventas.

Durante el fin de semana en el que mantuve esa conversación, se habló mucho de literatura fantástica en todas sus vertientes. Los autores del género, comentaban que tenían un serio problema con las editoriales. Se decía que era difícil que un autor llegara a disfrutar de una tirada superior a los 1500 ejemplares. Es más, se comentaba abiertamente que si a un autor novel le ofrecían una tirada de 1500 ejemplares, podía estar más que contento.

¿Cuál era el problema? Pues que la tirada era tan ridícula, que no se veía. Y un libro que no se vea, es un libro que no se conoce. Y si no se conoce, es imposible que se venda.

Tan sencillo como eso.

¿Y a qué viene todo esto si estoy hablando del tema de la coedición? Pues viene a un tema muy lógico: si para que un libro tenga verdaderas oportunidades de venta ha de tener como mínimo una tirada que ronde los 7000 ejemplares, si con los 1500 de las tiradas normales ofrecidas a autores noveles es prácticamente imposible que se venda nuestro libro, ¿cómo vamos a esperar que se venda una coedición, que no puede competir normalmente en calidad de presentación ni en precio (es mucho más caro el ejemplar coeditado) con las ediciones tradicionales, cuando el número de tirada es de 500 u 800 ejemplares, tal y cómo ofrecía la editorial de la que hablábamos? No podemos esperarlo en modo alguno.

Y si encima a eso le sumas que las editoriales tradicionales pagan para que sus libros tengan un tratamiento, digamos, especial, dentro del espacio de la librería, si las distribuidoras luchan por obtener los mejores rincones de los espacios de venta, ¿cómo vamos a intentar que nuestro libro coeditado lo coloquen en un buen espacio en una librería cuando los que vamos a intentar colocarlo en dicha librería somos nosotros mismos y no una distribuidora que le va a llevar cientos de libros cada año?

Y ese es el mayor de los aspectos negativos de la coedición, la incapacidad del autor de colocarlos, y por lo tanto, de venderlos, con lo que al cabo de unas semanas, como mucho unos meses, descubrirá que tiene un su casa varias cajas repletas de su libro, no tan bien encuadernado como hubiera querido, no tan cuidado en su edición como desearía. Empezará a pensar que no debía haber gastado tiempo, dinero y esfuerzos en dicho libro, y por último, terminará por creer, con razón, que se equivocó al intentar dar sus pasos como escritor usando para ello el método de la coedición, o autoedición disfrazada en muchos casos.

Todo esto son aspectos negativos de la coedición. Sin embargo, hay algo más. Algunos aspectos que son verdaderamente peligrosos.

25 comentarios:

Belén dijo...

El tema de la distribución es complicado, aunque no imposible. Si tenemos "alma de empresario" hasta podríamos conseguirlo; no tan rápidamente ni de manera tan eficaz como si nos hubiera editado el grupo planeta, eso por supuesto, pero si igual o mejor que alguna que otra editorial más modesta que circula por ahí.

Eso sí, hay que trabajar muy duro y hay que tener ganas de hacerlo.

Por otra parte hay que ligar muy bien ligados los cabos de cualquier tipo de contrato. Creo que a veces, el peligro está en nosotros mismos y en las ganas de publicar. Yo me quedé sin publicar por no estar de acuerdo con uno de estos contratos y ¡menos mal!

Creo que antes de firmar con ninguna de estas empresas, deberíamos optar por publicar en bubok o empresa similar en el que nosotros mismos seamos capaces de controlar esa distribución. Con todo el dinero que piden por co-editar podemos adquirir bastantes ejemplares y ser nosotros nuestros propios editores.

Arwen Anne dijo...

hay que tener ganas de hacerlo desde luego, pero ganas ganas, no solo curiosidad. La coedición desde luego es algo que hoy por hoy yo no me planteo. Puedo cambiar de opinión, por supuesto que sí, pero depende de como me vaya y de lo que yo vea, que desde luego, nunca será todo lo que hay. De todos modos, yo no estoy del todo en contra de la coedición, estoy en contra de esas empresas que con bonitas palabras y letras sobre un folio, te hacen ver una cosa y luego te muestran otra.
Sobre la distribución, la verdad es que eso es uno de los aspectos más difíciles que tiene todo esto, date cuenta como tu has dicho, que las editoriales les pagan para mostrar sus libros, así que en verdad, es complicado, aunque nunca se sabe, tal vez nosotros mismos encontremos alguna forma y sea tan simple que no la veamos por ello, de todo puede pasar.
Gracias por la información Teo y ya nos contarás cuando tengas algo nuevo sobre tu novela.
Besos

Martikka dijo...

Ay...miedo me das para la siguiente entrada... Esto ya son "historias para no dormir" :)

Un saludo, Teo.

Jesús F. dijo...

Hola Teo, si recuerdas hace un tiempo te comenté que yo había coeditado y me dijiste que por qué no contaba mi experiencia aquí. He esperado a esta segunda entrada porque ya tengo noticias recientes de mi caso. Resulta que a mediados del año pasado, con unas ganas enormes de poder ver mi novela en algo que no fueran folios, busqué una editorial de coedición, incluso pedí referencias sobre varias y me propusieron una por su buen hacer, porque luego seguían acompañando al escritor, etc.. vame me pareció que sobresalía por encima de las demás, aunque fuese un poquito. El dinero no era un problema, y básicamente quería un ejemplar que regalar a mis padres y mis amigos, que me apoyaron todos estos años. Si luego además se vendía alguno en las tiendas, pues mejor, oye. El caso es que por fin los recibo, todo bien, y pasan los meses. En esto que paso por una Casa del Libro, y pregunto por el mío. Lo habían tenido, pero estaba agotado. Bueno, para qué os voy a engañar, me puse muy contento. Sigue pasando el tiempo y llega el momento en que toca la liquidación semestral que los libros que se han vendido, y no recibo noticias. Espero y, cuando les he dado un mes de plazo, me llaman. Me dicen que se han vendido pocos ejemplares y que qué me parece si esperamos a que lleve un año en las tiendas. Yo les digo que vale, pero tengo muy claro que no volveré a querer saber nada de ellos. No es por el dinero, cien euros no sacan de pobre, y además como ya he dicho el objetivo principal era tener la novela entre mis manos, pero me ha molestado la poca profesionalidad, tener que llamarles yo, y ese supuesto interés que me decían que sentían por sus escritores, la cual no se ha confirmado ni siquiera con una llamada, ya no digamos presentaciones o invitaciones a ferias, cosa que ellos me dijeron que hacían y que yo me ofrecí voluntario a acompañarles donde fuese si querían llevar a alguien.
Y creo que me ha salido un texto muy largo, así que no me enrollo más, pero vamos, si os proponéis coeditar, pensadlo seriamente. Un saludo.

Blas Malo Poyatos dijo...

Qué horror, Jesús F. Y que desdicha, supongo. El horror de los horrores será la próxima entrada por lo que veo...

Un saludo

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Creo, Teo, que al final deberás elaborar un glosario, una antología, de todos estos artículos, pues estás perfilando una visión del sector que me encanta seguir.
Y nos sirve de referencia.

LETRAWEB dijo...

Realmente es para pensar detenidamente, particularmente hay muchas cosas que desconocía.
Y bueno, creo que a todos nos pica ahora la curiosidad sobre lo verdaderamente "peligroso".

PD: ... así que casi como un Nobel y un Planeta... mmm...

José Angel Muriel dijo...

En realidad no es necesario alcanzar los 7000 ejemplares para tener cierto éxito, aunque con esa cifra se garantice que el libro se va a ver en muchos puntos de venta. Mi última novela tiene una tirada bastante inferior y está funcionando bastante bien. La editorial no se podía permitir, de momento, una inversión mayor, pero ha contratado los servicios de un buen distribuidor y la labor de difusión ha sido muy bien estudiada.

De todas formas, es cierto lo que afirmas. Una coedición te ofrece, a lo sumo, una tirada de 500 ejemplares. Con eso no llegas a ningún sitio, sobre todo porque,además, no suelen llevar a imprenta todos los ejemplares, sino, quizá, la mitad. En efecto, no cumplen el contrato, pero te enteras un año después, cuando has conseguido, por tus propios medios, que la primera parte de la tirada se haya vendido.

A mí me pasó con la primera edición de Ladrones de Atlántida. Presenté el libro en Granada, para lo que tuve que emplear gran esfuerzo, y me encontré sin libros que vender porque el editor no tenía preparada la segunda parte de la tirada. Pero intenta denunciarlos... No eres un cliente. Eres un autor. El cliente de un editor es el lector que compra el libro.

Lola Mariné dijo...

Creo que la coedición es para quien quiera darse el capricho de ver editado su libro y sea consciente de lo que le cuesta y lo que va a sacar.
Hasta ahí, bien. Cada uno emplea su dinero como mejor le parece.Pero lo que no me parece correcto es que determinadas editoriales de este tipo jueguen con las ilusiones de la gente.
De todas formas, cuando uno es novato, tampoco puede esperar que su libro sea un bombazo, aunque se lo edite una editorial de lo más seria, aunque a veces pasa.
Saludos.
.

B. Miosi dijo...

"Todo esto son aspectos negativos de la coedición. Sin embargo, hay algo más. Algunos aspectos que son verdaderamente peligrosos."

Brrrrr.... espero por lo que viene. Se me pone la piel de gallina.

Juan dijo...

Hola

Como ya nos tienes acostumbrados, Teo, una entrada fantástica... Eso sí... Yo pensaba que el terror ya había terminado. O sea, ¿aún hay peligros mayores? :-D

Acerca de la autoedición y la distribución por medios propios, ciertamente, hay que tener "alma de empresario" como dice Belén. Como conseguirse se puede conseguir, pero a base de mucho tiempo y muchos problemas. De todos modos, puedo aportar algo. Ya lo dije en otra entrada, pero yo, cuando cree la empresa donde trabajamos ahora, quise incluir en el objeto social la edición, aunque no pensaba en literatura, sino en libros que, realmente, son imposibles de publicar. Yo también pasé lo que alguno de vosotros con vuestras novelas pero con un libro de matemáticas que tenía a medio traducir (¿a quién se le ocurre intentar publicar eso en España?...). Me aconsejaró un profesional que antes de darme la paliza, escribiera a editoriales, a ver qué me decían. Claro, que no seguí los consejos de Teo porque esta bitácora no existía :-), pero sabía yo de antemano que nadie iba a publicar algo así. Aún así, como hay que experimentar, escribí a unas 30 editoriales, de las que cinco me respondieron negativamente con toda amabilidad (una de ellas era muy grande... para que luego digan). La verdad es que luego me lié con otras cosas y lo dejé.

Para las cosas literarias que escribo, no me he planteado la edición por medios propios, aunque pueda crear una editorial gratis como nuevo negocio de mi empresa. Para obras que están fuera del mercado sí, pero porque sé a quién podría ofrecérselo y tengo contactos. Pero, ¿a quién le vendo yo algo que no tenga que ver con la ciencia? De todos modos, es posible vender distribuyendo uno mismo y tener un éxito relativo, que conozco un caso. Pero hace falta ir en persona a librerías y tener algo que ofrecer aparte de tu libro (una web con muchas visitas es ideal)... Lo suyo es vender por Internet y complementarlo con dejar obras en depósito en librerías de tu ciudad, a las que puedas visitar sin mucha pérdida de tiempo. Con los precios de los libros en Bubok o Lulu, a pesar de la ventaja que es poder imprimir uno, es muy poco rentable vender en librerías e inviable contratar una distribuidora, si quieres vender a precios normales de mercado. Aparte de que éstas sí podrían exigir que seas una editorial y no un autor-editor.

Pero yo usaría esto sólo como último recurso... como hice yo cuando me autoempleé :-).

Un saludo.

Juan C.

Proyecto de Escritora dijo...

Te agradezco enromemente esta entrada porque todo el que escribe al final se topa con laguna de estas propuestas y si no entiendes del tema, puene engañarte.
Tengo una pequeña formación sobre estos temas, pero nunca est´demás tener mas opiniones sobre ello.
Me hace gracia lo de la scantidades que nos van a imprimir de nuestro libro, si solo apartir de 7000 ejemplares sabemos que van a llegar a todas las librerías, entonces ningún novel llegará nunca a nada, porqe la tirada normal, como dices es de 1500. Ahora bien, en cualquier coedición siempre tiran menos, con lo que es prácticamentimposible que consigamos vender algún libro. Dices que aún hay cosas peores, no logro imaginar que es peor que que jueguen con tus ilusiones, pagues por ello y quizás se te quiten las ganas de seguir intentánolo. Supongo que será en cuestiones legales, pero ya nos contarás.
Un apregunta, hay algun aspecto positivo en tu opinión, de las coediciones??
Gracias!
Un saludo!

Teo Palacios dijo...

Belén, yo dudo que una persona sea capaz de superar a una editorial, po rmuy pequeña que esta sea. Por un motivo bastante simple: el autor tiene normalmente su propio trabajo, al que le dedica 9 h. o más diarias, mientras que la editorial tiene, al menos 1 persona contratada 8 h. o más para que haga ese trabajo. La diferencia es evidente. ¿Que se pueden hacer cosas? sí, claro, pero, dudo que se consigan resultados importantes

Teo Palacios dijo...

De nada, Arwen. No te preocupes, que cuando pueda contar cosas sobre mi novela seréis los primeros en enteraros.

Teo Palacios dijo...

Martikka y Blas, sí que hay algunos asuntos muy espinosos en el mundo de la coedición. Supongo que como en todas partes. Seguramente ya habréis escuchado algunas historias. Pronto os contaré sobre el tema.

Un abrazo a los dos.

Teo Palacios dijo...

Gracias por compartir tu experiencia, Jesus F. La verdad, es que es de esas cosas que se cuentan que uno aprende. Espero que el futuro te recompense por esa mala experiencia.

saludos.

Teo Palacios dijo...

Paco, que tú, precisamente tú, que tienes tanta experiencia ya, valores de forma tan positiva estas entradas es un gran placer y un motivo de orgullo para mi. Muchas gracias.

Se ha perfilado una remota posibilidad para compilar todas estas entradas en un solo volumen... pero como es sólo una posibilidad lejana, de momento lo dejaremos en stand by.

Un abrazo

Teo Palacios dijo...

Letraweb, eso es precisamente de lo que se trata, que el autor novel piense con la cabeza fría y valore todas las opciones antes de lanzarse por una u otra.

Pronto hablaré de esos peligros.

Besos.

P.D. ... "pa" que veas lo mucho que me llegaron tus palabras!!

Teo Palacios dijo...

No digo, J.A. que esa tirada garantice el éxito, ni tampoco que una tirada menor no pueda lanzar al éxito a una obra. Lo que sí digo, es que esa es la tirada mínima si quieres llenar el mercdo de tu libro, que se vea en todas partes. Ya dependerá de si el libro es bueno o no que se convierta en éxito, igual que si un libro bueno. realmente bueno, que tenga una tirada inferior, terminará siendo un éxito, aunque le costará más tiempo, sin duda.

Un abrazo fuerte

Teo Palacios dijo...

Hay que ser ante todo realista, Lola, y saber que es muy dificil en primer lugar obtener un buen contrato con una editorial medianamente fuerte cuando uno es autor novel, y más aún que esa editorial apueste con fuerza con una tirada potente por esa novela. Aún así, hay algunos que lo consiguen... Hay que ser realista, sí, pero luchar por obtener el máximo posible, con toda la esperanza y la ilusión del mundo. No te olvides de eso ;)

Besos

Teo Palacios dijo...

Juan C, todo esto no son más que puntos en contra de decidirse por la edición. Es aquello de hacer una lista, en el lado derecho los puntos a favor, en el izquierdo los puntos en contra.

Pero sí, hay ciertos peligros que se deben conocer.

Si algún día te decides a ofrecer ediciones, creo que por aquí porías contratar a más de un autor.

Un abrazo

Teo Palacios dijo...

No te preocupes, blanca, que no tardaré demasiado en tratar ese tema. Un besazo.

PD. Tengo que escribirte, que seguro que tienes cosas que contar...

Teo Palacios dijo...

Elena, como le decía a Jose Ángel, no significa que una tirada menor impida que el libro sea un éxito en potencia. Se trata de que una editorial puede fomentar el éxito rápido de un libro haciendo una apuesta fuerte en base a una tirada potente. Cuanto más se vea el libro, más facilidad hay para que sea vendido. Es lógico. Pero claro, esas tiradas conllevan unas cantidades de dinero detrás muy considerables...

En cuanto a tu pregunta, sí, creo que hay algunos aspectos positivos en una posible coedición, y de hecho, cuando empecé la serie de entradas que hablan sobre la coedición, la primera que hice fue hablando, precisamente, de esos aspectos positivos. Si lo miras en el archivo del blog seguro que lo encuentras sin problemas.

Saludos

Velkar dijo...

Bueno, pues me uno a este interesantísimo blog del que veo que puedo aprender tanto.
Estoy de acuerdo en que la coedición sólo es un mecanismo para ver cumplido un sueño y que no se puede esperar demasiado de ella.
Yo, en principio, dada humildad de mi proyecto, estoy optando por la publicación por capítulos en mi blog, quien sabe si esperando que la (supuesta) calidad de la historia pueda hacer que alguna editorial se interese (cosa que considero más que improbable). En todo caso, la necesidad de que los otros lean lo escrito y que esto suscite comentarios positivos me está haciendo pasar ratos inmejorables. Un saludo y nos leémos por aquí.

Velkar dijo...

Por cierto, enlazo el blog en el mío.
Un abrazo.