martes, 2 de junio de 2009

Un Café Con...

Blanca Miosi nació en Perú y reside en Caracas, Venezuela, desde hace veintisiete años. Estudió dibujo en la Escuela de Nacional de Bellas Artes del Perú y actualmente compagina el trabajo de diseñadora de moda con el de escritora. Publicó su primera novela El pacto en 2004 y en 2005, otra obra suya, El cóndor de la pluma dorada, quedó finalista en el concurso Yo escribo. Su última obra, La búsqueda (Roca Editorial 2008), un relato basado en la vida de su esposo, prisionero superviviente del campo de concentración de Auschwitz, tuvo una gran acogida.






PREGUNTA: Dime, Blanca, si esta entrevista la estuviéramos haciendo físicamente juntos, ¿dónde te gustaría que la estuviéramos realizando? ¿En qué lugar quisieras que se llevara a cabo?

RESPUESTA: Me gustaría que conversáramos en algún café de los que hay en Madrid, o en Barcelona, no sé en qué ciudad estás, cualquier lugar que escojas estaría bien para mí. Me encanta el capuchino y los cafés al aire libre con toldos y verdor.

P: Yo vivo en Sevilla, no sé si la conocerás. Me ha sorprendido que prefieras una entrevista en España antes que en algún lugar conocido, que te transmita seguridad o confianza. ¿Has estado anteriormente en España? ¿Conoces Madrid o Barcelona?

R: Ja, ja, es que soy muy aventurera, me siento muy bien fuera de mi entorno, no conozco España, pero es un motivo para que me cuentes cómo es tu lugar favorito. ¿Estás en Sevilla? ¡Entonces voy a Sevilla!

P: Sevilla es una buena ciudad para visitar, te gustaría... Podría llevarte a algunos sitios más que interesantes. Hablas de ser aventurera. ¿Crees que un escritor debe ser aventurero para escribir? ¿Es una cualidad necesaria para ser escritor?

R: No sé si es válido para todos los escritores, pero creo que la única forma de plasmar por escrito situaciones con visos de realidad es si se han vivido experiencias similares. Difícilmente podrías describir lo que siente un personaje enamorado si nunca lo has estado. O relatar un pasaje de terror si jamás has sentido el peligro o el miedo.

Y hablando de aventuras, cierta vez, regresaba de Suiza y antes de llegar a Venezuela, el avión hizo escala en Guadalupe, una isla en las Antillas, donde debía quedarme una noche. Pero lo que no sabía era que la gente agolpada en el aeropuerto por salir, estaba huyendo de la probable erupción del volcán La Soufriere. No había cupo al día siguiente, ¡y sólo tenía 50 dólares! Me uní a un grupo de periodistas que se alojaban en la misma pensión y haciéndome pasar por una de ellos pude divisar en helicóptero la cima del volcán y sus alrededores. Una semana inolvidable. Creo que la suma de las experiencias a lo largo de la vida, enriquecen la obra de un escritor.

P: Eso es lo que deben llamar "armas de mujer"... cuéntanos quién crees tú que es Blanca Miosi

R: ¿Armas de mujer?, ja, ja, no… Creo que es la solidaridad humana en momentos de peligro. Yo creo que soy una persona bastante normal. Dentro de lo normal que soy, acostumbro ser muy organizada, de otra manera no podría hacer tantas cosas en lapsos relativamente cortos de tiempo. Por ejemplo: ahora mismo que contesto tu entrevista, estoy haciendo una a José Manuel García Marín, el autor de La escalera del agua. También estoy en constante contacto con mi agente y la editorial Viceversa. También atiendo mi taller, que es mi trabajo, donde debo diseñar, trazar, atender clientas, hacer presupuestos, aparte por supuesto, de intervenir en los foros, estar al día con mi blog y por último, por las noches, ya en casa, proseguir con la corrección de mi novela “La última señal”.

P: Hablas de tu trabajo y de la falta de horas para llevarlo todo a cabo. Eres una mujer de éxito en tu profesión, ¿por qué querría alguien abonarse a una carrera loca e incierta como la de escribir libros, plagada de obstáculos y que si no sale bien puede terminar en una merma importante de la autoestima?

R: El motivo principal es porque me apasiona escribir. Y no lo sabía hasta que empecé a hacerlo hace unos ocho años. Siempre he tomado la escritura como un placer más que como un trabajo, aunque cuando se empieza a publicar se adquieren responsabilidades y deja de ser un pasatiempo para convertirse en una tarea. No creo que este camino como dices, plagado de obstáculos, me amilane, no porque sea una persona con una alta autoestima, por el contrario, la publicación de mis libros la ha afianzado.

P: Comentas un detalle realmente curioso en los tiempos que corren. La mayoría de la gente hoy día comienza a escribir muy pronto. Laura Gallego, por ejemplo, ganó su primer gran premio literario con 21 años. Suele suceder que el que se dedica a escribir lo hace desde bastante joven. Tú eres una excepción a esa norma. ¿Qué hizo que no empezaras a escribir en firme hasta ser una mujer madura? O dicho de otro modo, ¿qué cambió en tu vida para que decidieras empezar a escribir? E incluso más allá: ¿cómo es el salto de escribir para ti a intentar publicar lo que escribes?

R: Cierto, parece que fuese una excepción a la norma. Lo cierto es que empecé a escribir inducida por mi madre, después que ella falleció. Dejó una autobiografía y me fascinó su estilo al contar su vida. Entonces me pregunté: ¿podría yo, al igual que ella, relatar con tales detalles y emociones?

Hice la prueba y escribí las primeras cuatro páginas de mi primera novela: El pacto. Supe desde ese momento que jamás dejaría de escribir. Lo hice sin detenerme a pensar si publicaría o no. Simplemente escribía. Sin embargo esa primera novela impactó tanto a mi esposo que pensó que debería publicarla, y como yo no sabía absolutamente nada del mundo editorial, creía que había que pagar. Él me regaló la autoedición. Yo seguí escribiendo hasta completar ocho novelas más y empecé a participar en foros literarios y me enteré de los procesos que había que seguir para llegar a publicar: escribir, corregir y presentar el libro. Y eso fue lo que hice. Te aclaro que ahora sé que mi primera novela está pésimamente escrita, aun así, la editorial en cuestión la alabó de manera extraordinaria y se interesó en publicarla. Una nota para quienes piensen todavía que la coedición es un camino. He aprendido que una obra después de terminada debe ser leída por un crítico que no pertenezca a tu círculo. Los mejores lectores son las editoriales regulares, ellos decidirán si es publicable, o un agente, que es el que decidirá si la novela vale la pena una representación.

P: Tenía pensado preguntarte sobre el tema de la coedición, pero de tu respuesta anterior se desprende una clara respuesta al respecto. Sin embargo, dices que tienes más de ocho novelas escritas... ¿cómo se alimenta el alma para escribir tanto, más aún cuando en un principio no tenías intenciones de publicar nada?

R: Como te dije, yo sólo escribía. Diariamente unas tres horas, ¿publicar?, ni siquiera me lo había planteado, lo veía como algo lejano, estaba fascinada con el hecho de poder crear, y las ideas salían unas tras otras, como un torrente que no podía parar; así escribí una tras otra. Cuando saqué el promedio ¡había escrito una novela cada seis meses! No sé Teo, realmente cómo se alimenta mi alma. Esa pregunta no la puedo responder. Sólo sé que escribo.

P: Tres horas diarias delante de la pantalla dedicadas a escribir son muchas horas... ¿Has tenido que hacer muchos cambios en tu vida para acoplar la nueva faceta de escritora junto a la de esposa, diseñadora y mujer de negocios? ¿Cómo llevan en tu casa que dediques tanto tiempo a la escritura?

R: Lo que he tenido que sacrificar son mis horas de descanso. El resto sigue igual. En el trabajo no escribo, aunque reconozco que últimamente paso más horas en Internet. En casa tengo ayuda, no soy yo quien cocina, aunque me gusta hacerlo y generalmente lo hago los domingos. En cuanto a pasar tres horas y a veces más frente a la pantalla, no es una actitud que moleste a mi esposo, él sabe que me gusta, y desde que empecé a publicar se lo ha tomado muy en serio.

P: Algunos autores tienen determinados rituales a la hora de ponerse a escribir. Unos encienden su pipa, otros ponen música de fondo… ¿Tienes manías de escritora? ¿Cómo se prepara Blanca Miosi para enfrentarse a la página en blanco?

R: Yo no tengo rituales, Teo, pero sí prefiero el silencio. No puedo escribir con música, sobre todo si es la que me gusta, pues dejaría de escribir para escucharla. Y la página en blanco es para mí un gran campo de exploración que me estimula.

P: Hablemos de tus libros. Tu primera novela publicada con una editorial tradicional la editó ni más ni menos que Roca. ¿Qué siente un autor cuando ve publicada su primera novela con una editorial de tal importancia?



R: Sin duda Roca es una editorial muy reconocida, y tiene un gran equipo, pero cuando envié la sinopsis de mi novela, no lo sabía. Al enterarme de que deseaban publicar La búsqueda sentí una emoción indescriptible unida a un gran agradecimiento. Para mí fue suficiente que la publicaran. Después comprendí que era una editorial que tenía en su haber escritores famosos. Mi novela fue situada junto a la de los grandes, me decían amigos de España que la veían bien posicionada, siempre en exhibición, y eso me llenaba de alegría.

P: Esto último que comentas me trae a la mente algo que para mí sería terrible: vives en Venezuela, pero publicas en España. ¿Crees que eso supone una merma en tu posibilidad de dar a conocer tu obra? ¿Cómo se enfoca en la distancia la presentación de un libro en la que, tal vez, no puedas participar activamente?

R: Por supuesto que es un handicap, pero por otro lado, si viajase y presentase la obra personalmente, no tendría mayor resonancia, dado que soy una desconocida. Creo que mi momento aún no ha llegado, y si llega, lo habré ganado a pulso.






P: Dentro de unos días saldrá al mercado tu segunda novela: EL LEGADO, La Hija de Hitler. Tienes, por tanto, una experiencia importante a la espalda. Una vez que conoces los pasos antes de que tu obra sea publicada, ¿hay alguna cosa que te siga costando un esfuerzo especial? Me refiero a si hay algo en concreto que lleves peor que otra cosa, por ejemplo las correcciones a toda prisa, las largas esperas…

R: Llevo todo como viene. Con La búsqueda, recuerdo que firmé contrato en abril del 2007 y apenas en septiembre de ese año tuve noticias de la editorial, fueron mínimas las correcciones y se publicó en enero de 2008. Con El legado, en cambio, todo ha sido a un ritmo endiablado, sin embargo, me adapto a los requerimientos de la editorial, ¡se trata de mi novela!, y deseo que todo salga bien. Firmé en marzo y parece mentira, el tiempo me ha pasado sin sentirlo.

P: Hace poco firmaste un contrato de representación con Antonia Kerrigan, ¿qué crees que te puede aportar su representación? ¿Se ve desde una perspectiva diferente el mundo editorial cuando te representa una de las agencias más importantes de España?

R: La representación de una agencia literaria para un escritor siempre trae beneficios, pues son los conocedores del mundo editorial. Antonia Kerrigan es una agente con mucha experiencia, y para un autor es indispensable tener a su lado una persona como ella, si desea internacionalizar su obra. Como en todo, un agente no puede hacer milagros, debe contar con un buen material que vender. Pero también sé de escritores que no tienen agente y les va bien, así que es muy relativo.

P: Como has comentado, la publicación de El Legado se va a producir en un tiempo record. En el mes de Febrero conoces el interés de Viceversa, la editorial que publicará la novela, y te comunican que van a apostar muy fuerte por ella. De hecho, en sólo cuatro meses desde la firma del contrato, estará en las librerías, en concreto el día 9 de Junio. Y esto no es nada común. ¿Qué crees que aporta El Legado para semejante despliegue?

R: La verdad, es que no sabía que no era nada común. Ten en cuenta que es apenas la segunda novela que publico, no sé bien en que se basó la editorial para lanzar El legado tan pronto. Suponía que era porque abriría puertas por esas fechas, aunque debo decirte que en El Legado se interesaron tres editoriales. Yo dejé la escogencia a mi agente, ella es quien conoce mejor la conveniencia de publicar por una u otra editorial. En cuanto a que “me comunican que van a apostar muy fuerte por ella”, ja, ja, eso no fue así. Ellos la seleccionaron entre otras que debieron haber recibido, tú sabes mejor de eso y lo dices en tu blog.

P: Antes comentabas que la media que tardas en escribir cada novela ronda los 6 meses aproximadamente. ¿También fue así en el caso de El Legado? Te lo pregunto porque abordas un asunto para el que debiste documentarte bastante, como es las relaciones de Hitler con buena parte de su equipo, además de ambientaciones sobre la época y demás.

R: El legado inicialmente se llamó La hija de Hitler. Era una novela con unas cincuenta páginas menos de las que tiene ahora, y no tenía tantos datos históricos. La empecé a corregir a finales del 2007, y en setiembre de 2008 la consideré terminada, pero no fue una simple corrección, la transformé, eliminé partes y puse otras, y le cambié el nombre. Curiosamente la editorial me sugirió colocar después de El legado, La hija de Hitler, y me hizo gracia, pues era el nombre inicial.

Por otro lado, al escribir La búsqueda, que trata de la época de la Segunda Guerra, busqué mucha información. Fue un material que utilicé en El legado. Escribo las novelas en un tiempo relativamente corto, pues las ideas llegan y hay que aprovechar la inspiración. Tardo en corregirlas más de un año.

P: Sabemos que las editoriales buscan originalidad e historias interesantes para publicar. Tu novela se sitúa en un momento histórico tan trabajado y sobre el que se ha escrito tanto como la Alemania Nazi. ¿En qué sentido crees que es una historia novedosa? ¿Con qué se sorprenderá el lector?

R: Así es, Teo. Fue el principal reto. Escribir sobre algo que había sido tocado muchas veces. Pero El legado, estoy segura, es una novela diferente, pues no sólo se circunscribe a la parte de Hitler y Hanussen. No. Va más allá, y es más, es premonitoria de lo que está ocurriendo hoy en día con la crisis global. Hanussen no termina su vida en Berlín. Basándome en la falta de pruebas fidedignas de su muerte, en El legado, Hanussen trata de redimirse a lo largo de su vida, y lucha contra el destino. No deseo adelantar mucho más de la trama, pues creo que es importante que el lector vaya saboreando poco a poco la novela.

P: Para terminar, Blanca, El Legado será publicado en unos días como ya hemos dicho. A estas alturas, tu trabajo ya ha concluido, ahora, el libro estará en las rotativas, imprimiéndose. ¿Estás nerviosa? ¿Cómo afrontas la espera?

R: Es curioso, pero la ansiedad que tengo es más pronunciada que con respecto a La búsqueda. Pienso que debe ser porque la primera novela publicada puede ser una novedad, un sueño realizado, mientras que la segunda es un reto. No te puedo negar que siento curiosidad por la reacción de los lectores, que tengo temor como imagino deben sentir todos los que escriben, de que El legado no se venda, o que no cubra las expectativas, pero es algo que tengo que afrontar y no hay otro camino.

P: Muchas gracias, Blanca, por permitir que entre un poquito en tu vida y que podamos conocerte mejor. Eso sí, han quedado muchas preguntas en el aire… pero habrá que formularlas en otro momento. Te deseo lo mejor en tu carrera literaria, que auguro repleta de éxitos

R: Te agradezco de todo corazón la entrevista, y tus buenos augurios, Teo. Es en estos momentos en los que se aprecian la amistad y el compañerismo, y con tu permiso me gustaría dedicar unas palabras a los lectores de tu blog:

Sé que algunas personas se preguntarán cómo es posible que una persona desconocida como yo, que además, no vive en España, haya podido incursionar en el mundo editorial con relativa facilidad. No me considero una escritora excepcional, es más, estoy segura de que muchos de los que están leyendo esta entrevista escriben mejor que yo. Entonces, ¿Por qué Miosi lo logró y yo no? Pienso que no se trata de escribir con la idea de publicar, o escribir para que algún agente se interese en la novela. Se debe escribir con la profunda convicción de que lo que se narra es lo que a uno le gustaría leer. Que la emoción forme parte del proceso de creación. Escribir es dejar una parte de la vida en cada línea, es la única manera en la que el lector captará la emoción de una novela. Yo escribo con el corazón y corrijo con la mente.

Muchas gracias por estar ahí.

17 comentarios:

Adri dijo...

Has hecho una entrevista muy completa.Me gusta es muy interesante.Un saludo

Marta Abelló dijo...

Maravillosa entrevista. Muchas gracias por acercarnos un poco más a nuestra amiga Blanca.

Saludos.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Interesante nueva sección.

Alejandro dijo...

Hola, soy un lector asiduo del blog, aunque hasta ahora no había dejado comentarios.

Muy buena entrevista, Teo! Es motivadora para los que estamos empezando (o al menos intentando) en esto de publicar.

Y mucha suerte para Blanca con su nueva novela!

Saludos,
Alejandro.

Lola Mariné dijo...

Una entrevista muy interesante.
Buenas preguntas provocan mejores respuestas.
Nuestra Blanca se lo merece.

Saludos.

LETRAWEB dijo...

Me sumo a los comentarios. Una magnífica entrevista.
Enhorabuena.

Abrazos desde el Caribe
Bye bye

Venator dijo...

Teo, es la primera vez que entro en tu blog y lo encuentro muy interesante.
Acerca de la entrevista que realizaste a Blnca Miosi, creo que captaste muy bien ciertos rasgos del tesón de esta extraordinaria escritora, que estoy seguro llegará lejos en el muno de las letras.

Un abrazo,
Venator

Blas Malo Poyatos dijo...

Qué buena entrevista. Y me quedo como colofón con la última frase, que para escribir con convicción e intensidad hay que escribir lo que a uno le gustaría leer.

Un saludo

Cristina Puig dijo...

Una fantástica entrevista a una de las mejores escritoras, sin duda. Me encantó lo que dijo "escribir es dejar una parte de la vida en cada línea", estoy deacuerdo.

Un saludo!
Cristina Puig

Carlos dijo...

Enhorabuena por tu entrevista y por la forma de hacer tu blog.
Y mucho ánimo para terminar tu novela, Teo.
Saludos.

Tom dijo...

"Que la emoción forme parte del proceso de creación" Que gran verdad, aunque el proceso sea agotador...

Víctor Morata Cortado dijo...

Maravillosa entrevista, Teo. Te felicito por ella. No obstante, difiero con Blanca en una cosa: yo sí creo que tiene una prosa excepcional. Me encantó La Búsqueda y creo que El Legado no defraudará. Felicitaciones de nuevo. Un fuerte abrazo.

B. Miosi dijo...

Teo: No tengo palabras para agradecer este gesto, (no debería decirlo, pues se supone que soy escritora), pero hay momentos en los que una se queda sólo con lo profundos sentimientos que originan tu desprendimiento.
Los comentarios de los amigos bloggeros me hacen pensar que somos una comunidad fuerte, unida, que se alegra por el éxito de otros, y creo sinceramente que sólo así se pueden alcanzar los sueños.
Agradezco de todo corazón por la entrevista que me hiciste y también a los que respondieron a esta entrada, cada uno de ellos con palabras de simpatía y apoyo hacia mi persona.

Un fuerte abrazo, amigo,
Blanca

Jesús F. dijo...

Me uno a las múltiples felicitaciones, tanto a Teo por la magnífica entrevista y los acertados de sus preguntas, como a Blanca, pienso que referente a seguir tanto por la calidad de sus escritos como por la humanidad y la sencillez que se destila de sus palabras.
Un abrazo para los dos

sambomba dijo...

La primera vez que visito tu blog, Teo y me voy llevándome una agradable sorpresa.
Te felicito por la entrevista a Blanca. Has conseguido un clima realajado, con las preguntas correctas para que ella se fuera soltando, y te contara (nos contara) su rica experiencia.
Blanca: creo que eres una persona excepcional. Me pareció muy interesante todo lo que cuentas respecto a la manera en que comenzaste a escribir: una autobiografía de alguien tan cercano como tu madre te movilizó de manera insospechada. Las primeras cuatro páginas de tu primera novela, y de ahí en más, te comprometiste con ello. Porque vamos, que escribir escribes con el corazón, pero no es menos admirable la disciplina que llevas al darte diariamente el espacio ante la página en blanco, aún a costa de sacrificar algunas horas de sueño.
Disfruté mucho de las palabras finales que nos dejaste y que ya han citado en otros comentarios. Hay varias de esas frases que te definen.
Gracias Teo, gracias Blanca y la mejor de las suertes para ambos.

Teo Palacios dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios sobre la entrevista. La verdad es que ha sido una experiencia muy interesante que supongo que iré repitiendo de vez en cuando.

Aunque ya le di las gracias en privado, quiero darle las gracias en público a Blanca por brindarse al experimento. Disfruté mucho realizando la entrevista.

Elisabet dijo...

Teo, Blanca, ¡un abrazo a los dos! He disfrutado la entrevista. Cuando vengas a Barcelona, Blanca, ya sé a dónde invitarte a tomar un café... ¡a mi calle favorita!!!

Sí, con mesitas al aire libre y mucho verdor.

Me gustó eso de usar la cabeza y el corazón. Creo que define mucho la manera de funcionar de Blanca.