miércoles, 30 de septiembre de 2009

Adios, septiembre... Hola, futuro

Al fin, y desgraciadamente, termina el mes de septiembre. Desgraciadamente, porque este mes ha traído muchas cosas buenas e interesantes. Al fin, porque estoy agotado, exhausto, sin energías. Últimamente estoy tan cansado que ni siquiera puedo dormir.

Os debo contaros muchas cosas, y lo justo es que lo haga en orden.

La presentación de Gran Torino estuvo muy bien. Pasé un rato en maravillosa compañía y hablando de una gran película. La jefa de prensa de Warner Brs. nos acompañó y alguna emisora de radio hizo un corte de lo más interesante. Si os pica la curiosidad, aquí podéis descargarlo. Para los que no me conozcáis, decir que mi voz es la que suena en primer lugar tras la del locutor. A quien acompaño, la otra voz, es a mi buen amigo Javier Márquez.

Al día siguiente viajé a Barcelona. Definitivamente me gusta viajar en avión, mi momento favorito es el del despegue, con ese despliegue de potencia tremenda del aparato. El hotel fue todo un acierto, muy bien comunicado, céntrico, muy limpio, cómodo y de habitaciones amplias y confortables. Creo que ya tengo alojamiento en Barcelona durante bastante tiempo… Al menos, hasta que venda cientos de miles de ejemplares de mis novelas (entiéndase, por supuesto, como una ironía).

Lo primero en la agenda era la comida con mis editoras. Visité las oficinas y me llevaron a comer a un restaurante cercano. Durante la comida estuvimos comentando diferentes aspectos del mundillo literario y, por supuesto, de mi libro.

En cuanto a la portada, pues ya deben estar trabajando en ella. Les presenté, tal como me pidieron, una portada alternativa, que veis sobre estas líneas. Sigue la idea original, pero las tonalidades, la maquetación, los tonos (fríos en lugar de los cálidos de la portada que os presenté anteriormente), son completamente diferentes. ¿Cuál me gusta más? Pues, en mi opinión, creo que la línea de la primera está mucho más en consonancia con el espíritu de la novela, es más sobria, más espartana. Ahora bien, ¿por qué se inclinará la editorial? Pues la verdad, no lo sé. ¡Y estoy deseando verlo!

Más tarde me reuní con el jefe de redacción de Edhasa, con el que estuve hablando cosa de una hora, más o menos. Me enseñó mi original corregido. Y allí fue donde cogí la depresión del mes. ¡Está completamente marcado! ¡No se salva ni una sola página! Me estuvo explicando los errores más frecuentes que había cometido, y también me comentó, en un vano intento de tranquilizarme, que prácticamente todos los manuscritos terminan igual de coloreados. Me explicó también que muchas de las anotaciones no eran otra cosa que sugerencias, que podía aceptar o no.

Llevo unos días trabajando en la corrección del texto, y ahora, con cierta perspectiva, puedo decir que no era para tanto, y que la mayoría de las anotaciones eran, efectivamente, sugerencias: sinónimos, cambios en la construcción de alguna frase… cosas así. Sin embargo, es terriblemente instructivo, porque te das cuenta de que las cosas son mucho más sencillas de lo que en ocasiones nos empeñamos. Puedo decir que estoy avanzando a buen ritmo en la corrección. Espero que en una segunda lectura no me den muchos más palos.

He de decir que, durante la comida, estuvimos hablando sobre proyectos de futuro. Les comenté que tenía dos ideas, (para una de ellas ya he leído un par de libros y tenía incluso la trama principal más o menos clara). Se las expuse muy por encima, pero no tuvieron la más mínima duda: una de ellas les parece un tema sugerente, poco tratado y que además toca una época que suele despertar bastante interés. De modo que ya tengo futuro proyecto, aunque tardaré al menos uno o dos meses en embarcarme en él. Antes hay otros temas que hacer.

Esa noche vendría la fiesta de Sandra, pero de ella, de lo que vino antes y lo que llegó después, hablaré otro día.

Y este fin de semana, el magnífico, motivador, estupendo, increíble, animador, maravilloso, impresionante Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas. Han sido dos días plenos, plenos de amigos, de experiencias, de amistad, de conocimiento… Os hablaré de ello con calma en unos días, aunque me consta que alguno de los que asistieron ya han dejado constancia en sus blogs.

Sí, ya termina septiembre… el próximo lunes comienzo las clases en la Universidad Popular, y esta misma mañana he dado por terminado definitivamente el temario. Eso ha sido, tal vez, lo que más estrés me ha causado durante estas semanas: ver que se acercaba la fecha y seguía teniendo el temario incompleto. Pero ya no más.

Ahora, toca relajarse, disfrutar de la corrección de HIJOS DE HERACLES, que, por cierto, en principio se confirma su lanzamiento para el mes de enero, y poder mirar con relajación a los próximos eventos y proyectos, que ya se perfilan en el horizonte.

14 comentarios:

Laura dijo...

Enhorabuena :)

sempiterna dijo...

Jeje, Teo. Seguro que octubre es estupendo. Ya verás. De todos modos es que tu septiembre ha tenido muy buena nota, eh? Besitos!!

Marta Abelló (martikka) dijo...

Octubre será un buen mes, y más aún enero, si se confirma el lanzamiento. ¡Wow! Me alegro de que pronto empieces las clases y del éxito en el encuentro. Mis clases de momento se posponen un trimestre. Está claro que la suerte no está de mi lado, pero la constancia no me abandona, eso si.
Un abrazo.

Alsharak dijo...

¡Me uno a la enhorabuena!

Como te dije en la entrada anterior, quieto no te vas a quedar, tienes trabajo para regalar jaja.

Oye, a mi me ha gustado mucho la portada del libro, aunque la otra no la visto... Pero de entrada, entre el título y la portada, me quedo esperando a enero para comprarlo jaja.

Suerte pues, camarada.


P.D No se si te lo dije, pero te he agregado en la lista de mi blog, espero que no haya problema!!

Jesús F. dijo...

¡Bueno, compañero, enhorabuena por ese mes que, aunque te ha dejado exhausto, te ha traído tan buenas cosas!
Debe ser un poco desazonador ver, como dices, tantas correccione, pero si luego no es para tanto, pues tanto mejor.
Me gustó también más la anterior portada, es que a mí los grises y demás colores fríos,...
Un abrazo, y a seguir disfrutando de lo que te viene (y me temo que pierdo un cliente de mi hotel, je, je).
Un abrazo.

Alejandro Laurenza dijo...

Teo,

Debe ser fabuloso estar embarcado en tantos proyectos. Evidentemente valió la pena esperar, :-).

En cuanto a la portada, a mí me gusta más esta que la anterior.

Un abrazo,
Alejandro.

Deusvolt dijo...

Enhorabuena Teo, me ha encantado leer esta entrada llena de optimismo y buen rollo. Jolines, yo que soy autor novel con el ánimo de publicar algún día, he vibrado leyéndote, ja, ja.. ¡Qué emoción!
Ánimo con la correción, y mucha suerte.
Por cierto, te dejo el enlace de mi blog por si alguna vez te apetece pasarte.
http://elalmaimpresa.blogspot.com/

Esther dijo...

!Bravo!

No continúo, no me dan los tiempos hoy... !te escribo mañana!

!Bravo, compañero!

Y un fuerte abrazo
Esther

MiánRos dijo...

Creo que está todo dicho. Que mis mejores deseos se sumen al resto.
¡Paso al hijo de Heracles, ¡salve!

Suerte, Teo.

Un fuerte abrazo a todos.

Arwen Anne dijo...

Enhorabuena Teo, a mí me gusta esa portada, espero que la editorial tenga tan buen gusto como tú, feliz fin de semana, te dejo algo en mi blog

besos

pd: cuando salga avisa vale?

Lola Mariné dijo...

¡Que ajetreo!
Mucha suerte en el inicio el curso.

B. Miosi dijo...

Felicidades por la certeza de publicar en enero, Teo. Por ese lado puedes estar tranquilo. Te deseo un buen curso.

Besos,

Elisabet dijo...

¡Teo! Iba a escribirte para saber cómo fue el encuentro de Literatura Fantástica... ¡queremos la crónica! aunque sea resumida, claro.

Bueno, descansa y recupera fuerzas para empezar el curso, que las necesitarás, aunque ya verás que dar una clase es algo fascinante: te absorbe y a la vez te "da" más energía... Quizás ya lo sabes.

Dos cosas, una muy tonta: ¡a mí también me encanta el momento en que el avión despega! Es uno de mis momentos preferidos del viaje, ja, ja.

La otra: sobre la protada de Hijos de Heracles. Esa que has colgado ahí es muy bonita, pero encuentro que el Partenón es un anacronismo que un lector entendido detectará de inmediato. La época en la que sitúas tu novela es algunos siglos anterior a la era de Pericles, ¿verdad? Además, Atenas era la eterna enemiga de Esparta, es como un poco irónico poner su edificio emblemático en una novela sobre su rival. No sé cómo es la otra propuesta, pero yo buscaría otra cosa. Más bélica, porque de Esparta apenas queda nada arquitectónicamente hablando... ¡sólo la huella guerrera!

Bueno, es una sugerencia :) ¡Ánimo con las correcciones!

Eli

Teo Palacios dijo...

entre otras cosas,Eli,por esos motivos que comentas, prefiero la otra portada, ;)

Besos!