viernes, 18 de septiembre de 2009

Hablando con...


Leonardo Ropero Serrano nació en León en 1.966. Ingeniero Industrial Superior, especializado en diseño paramétrico tridimensional, actualmente desempeña las funciones de Director de Calidad, Medioambiente y Prevención de Riesgos Laborales.


Compagina su profesión con la escritura. Su primera obra, “La Estrella Oscura” ( presentada como “Crónica de Nerdhos”) fue finalista en el IV Concurso Internacional de Literatura Fantástica de la Editorial Minotauro en el año 2.007. En febrero de 2.008 llegó de nuevo a la final del citado concurso, en su quinta edición, con la obra “Ángeles de Titanio”, presentada bajo el seudónimo “Klaus Gordonfraff”, siendo la primera vez que un autor queda dos veces consecutivas finalista en dicho premio.


Ha escrito seis novelas y varios relatos, uno de los cuales, “Recuerdos de un futuro improbable”, recibió una mención de honor en el Concurso Andrómeda de Ciencia Ficción Especulativa 2007.




P: ¿Qué siente un autor novel cuando todavía no ha podido publicar nada y descubre que una novela suya ha quedado finalista del premio Minotauro, uno de los mayores del mundo en literatura fantástica?

R: Es difícil de explicar. Envié a la IV edición del Premio Minotauro mi primera novela, la "Crónica de Nerdhos", sin ningún tipo de corrección. Cambié de idea en el último momento, porque la obra que iba a mandar al concurso era mi segunda novela, "La Flecha de Bronce", que acababa de terminar. Yo era un autor novel, y por ello pensaba que no tenía la menor posibilidad de ser seleccionado, hasta el punto de que me enteré cuando me llamaron por teléfono desde la editorial Planeta, para preguntarme si iba a acudir a la fiesta en la que se fallaría el premio; es decir, más de una semana después de que se hiciera público el nombre de los finalistas.

Cuando escuché la voz de la joven que me dijo que yo era uno de los elegidos, comencé a temblar de tal forma que tuve que sentarme. No me lo podía creer; era un sueño hecho realidad.

P: Y al año siguiente repites como finalista del mismo premio, en esta ocasión bajo seudónimo. Eso demuestra que calidad, precisamente, no te falta. Sin embargo, has necesitado casi dos años para que tu primer libro sea publicado. ¿Tan difícil es llegar a publicar?

R: Es francamente difícil. Las editoriales y agentes están sobrecargados de trabajo, pues somos muchos los escritores noveles que estamos intentando hacernos un hueco en el mercado. Y eso teniendo en cuenta que disponemos de Internet; un escritor tiene a su alcance todas las editoriales y agencias del mundo. Pero es muy fácil que tu libro no llegue a ser leído nunca o que pasen años hasta que te toque el turno. Además, a las editoriales les gusta publicar lo que saben que van a vender, lo que está de moda. Es preciso tener mucha paciencia, porque desde que al fin encuentras editor hasta que publicas con él, pueden pasar de uno a tres años. No obstante, que nadie se desanime, porque publicar es difícil pero no imposible. Y no hacen falta premios ni reconocimientos para hacerlo: tan sólo una buena novela, mucha perseverancia, y un poquito de suerte.

P: Hablas sobre perseverancia, y en ese sentido, muchos tendríamos que aprender de ti. Permite que nos metamos un poquito en tu vida para entender esto que digo. ¿Te importaría explicarnos cómo es un día en tu vida normal? Ya sabes, horarios de trabajo, responsabilidades de tu puesto...

R: Pues es bastante intenso. Trabajo como responsable del sistema integrado de gestión de una empresa del sector de la madera, o lo que es lo mismo y para que se entienda mejor, soy el director de calidad, medioambiente y prevención de riesgos laborales. En teoría tengo la obligación de mantener la certificación de calidad ISO 9.001, velar por el cumplimiento de la normativa de protección del medio ambiente, que es cada vez más estricta, y mantener actualizado y operativo el plan de prevención de riesgos laborales, intentando minimizar los accidentes e incidentes en el trabajo. Pero además tengo a mi cargo otras tareas, como la gestión de almacenes, la recepción y control de mercancías, el mantenimiento de la maquinaria... la empresa en la que trabajo es pequeña -somos 35 personas- y por tanto, no puede permitirse contratar a muchos técnicos o gestores.

Me levanto a las siete de la mañana y suelo regresar a casa entre las ocho y las ocho y media de la tarde; huelga decir que tengo "dedicación exclusiva". Supongo que fue por ello por lo que comencé a escribir. Disfruto muchísimo haciéndolo, pero descubrí que además me servía como una excelente válvula de escape de la tensión del trabajo. Cuando estoy enfrascado con una novela, o un relato, me olvido del mundo. Desgraciadamente sólo puedo escribir desde las 22:30 hasta las 00:00, así que intento aprovechar al máximo ese tiempo.

P: Además, creo que comenzaste a escribir en un momento de tu vida bastante complicado. ¿Crees que las dificultades, la soledad, la separación de la familia, son buenos incentivos para la escritura?

R: En efecto, por motivos laborales estuve un año separado de mi familia. Quizás sin ese año de soledad nunca habría comenzado a escribir; en ese tiempo completé "La Estrella Oscura". No obstante, creo que muchas personas tienen una idea equivocada acerca de los escritores. No es preciso tener una personalidad atormentada, pasar grandes penalidades o desgracias para ser creativo. Creo que se trata justo de lo contrario: un autor sigue escribiendo a pesar de las dificultades. Supongo que algún día se dejará de lado esa imagen por la cual los escritores y artistas son "bichos raros".

P: De tu última respuesta se desprende un mensaje positivo: continuar a pesar de las dificultades. Pero eso debe ser complicado. ¿Cómo se consigue?

R: En realidad es mucho más fácil de lo que parece. Cuando estás haciendo algo que te gusta de verdad, que llena tu vida, como puede ser escribir, practicar un deporte, o pintar, por poner varios ejemplos muy simples, se saca el tiempo de cualquier parte y se vence cualquier dificultad. Pero hay que tener cuidado con las metas que nos marcamos, y no derrumbarnos ante los primeros problemas o cambiar nuestros objetivos por intereses comerciales.

Me explico: todas las personas que conozco que escriben porque, sencillamente, disfrutan haciéndolo, muestran una productividad y creatividad prodigiosas, hayan publicado o no. Pero centrar nuestros esfuerzos en la publicación, en lugar de en el hecho de escribir, puede acabar siendo contraproducente. Pienso que cuando alguien escribe bien, tarde o temprano acabará publicando. Le costará un enorme esfuerzo, posiblemente, y varios años, pero lo conseguirá. Pero si esa misma persona se centra exclusivamente en publicar y hacer de la escritura su profesión, quizás acabe arrojando la toalla. Por supuesto, es una opinión personal.

P: ¿Crees que ese es uno de los problemas del autor novel, la falta de paciencia, querer llegar a la meta antes de iniciar el camino?

R: Por supuesto, y creo que es algo normal. El escritor novel ansía poder comunicar su obra, enseñársela al mundo. Mas para que esa obra, sea la primera o no, llegue al público, resulta imprescindible que la historia que se cuenta en ella sea interesante, o novedosa. Se puede escribir maravillosamente, pero lo que finalmente vende una novela, es una buena historia. Y ésa es la parte más difícil del proceso creativo. Antes de vender cientos, miles de libros, hay que captar la atención de los editores o agentes literarios. Creo que lo fundamental es disfrutar escribiendo una buena historia; original, creativa, novedosa, o simplemente diferente. Y cuando se haya rematado esa tarea, realmente complicada, centrarse en publicarla. Publicar a cualquier precio, o una prisa excesiva, es un callejón sin salida. Hay muchas formas de poner a prueba nuestra creatividad, como por ejemplo, los concursos literarios o los foros en Internet, si bien con las debidas precauciones.

P: Pero, ¿cómo se consigue una historia de ese tipo? ¿Cómo surge, en tu caso, la inspiración, la chispa de una nueva novela? Y, sobre todo, ¿cómo identificar si merece la pena?

R: En lo tocante a la primera pregunta, cómo se consigue una historia, imagino que obtendrías casi tantas respuestas como escritores consultados. Supongo que cada persona tiene su método, su forma de hacer las cosas. En mi caso, la inspiración proviene de un pequeña parte de imaginación y de una enorme dosis de lectura. Siempre me ha gustado leer, desde muy pequeño, afición que mi esposa y yo intentamos inculcar a nuestros hijos. Con quince años, mientras mis amigos se dedicaban a perseguir chicas, ya había leído a Cervantes, a Dante, Dostoievsky, Shakespeare, etc., aunque siempre procuraba que me quedara un poco de tiempo para... perseguir chicas. Con el paso de los años le tomé una especial afición a la historia -me refiero a obras divulgativas-. Y creo que ésa ha sido mi principal fuente de inspiración. La historia de la humanidad está tan llena de anécdotas, romances, luchas, heroísmo, pasión y dolor; descubrimientos, hazañas e incluso de las peores miserias imaginables, que es para mí una fuente inagotable de ideas. Por otra parte, escribo sobre las situaciones y circunstancias que me gustan.

Quizás sea un poco presuntuoso, pero creo firmemente que a la hora de escribir, hay que hacerlo sobre los temas que más te complacen. Y con esto enlazo tu tercera pregunta: ¿La historia escrita merece la pena? Con toda humildad pienso que no hay forma de saber tal cosa cuando se empieza una nueva novela. Pero creo que si se pone el corazón en la obra, el resultado merecerá la pena. Y si se da el caso de que no tiene éxito, pues entonces toca aprender de los errores, y continuar. Nadie es perfecto, y es natural que algunas obras finalmente no nos convenzan, o incluso que jamás las terminemos. Es incluso muy sano. El proceso de aprendizaje no termina jamás; es tan largo como la vida de la persona, y siempre nos encontraremos con momentos difíciles o piedras en el camino.

P: ¿En qué momento del camino se encuentra Leonardo Ropero?

R: Soy consciente de que mi camino no ha hecho más que comenzar, y de que tendré que enfrentarme a muchas dificultades. Además, las caídas cuando se está empezando son menos duras que cuando se está en lo alto, pero duelen igualmente, por su reiteración. No puedo quejarme en cuanto a producción, porque en cinco años he terminado seis novelas y tengo dos más comenzadas, que supongo terminaré durante este año. Y si todo va bien, pronto veré publicada mi primera novela, lo que siempre supone un aliciente para todo escritor novel. Pero soy realista y sé que me queda un gran camino por recorrer.

P: Hablemos de La Estrella Oscura, que verá la luz en unos días. ¿Qué vas a mostrar al lector?

R: La Estrella Oscura es mi primera novela, y tiene para mí un gran valor sentimental por dos motivos: el primero, porque se trata de mi "opera prima", la obra con la que me inicié en el mundo de la escritura. Y el segundo porque un buen día decidí presentarla al IV Premio Internacional de Literatura Fantástica de la editorial Minotauro, siendo seleccionada como una de las finalistas, con el título "Crónica de Nerdhos". Aquella edición la ganó finalmente "Gothika", de Clara Tahoces. Intenta imaginar lassensaciones de un autor novel que, con su primera novela, y completamente ajeno al mundo literario, llega a la final de un concurso internacional. Porque, por más que lo intentase, creo que no sería capaz de encontrar las palabras adecuadas para describir lo que experimenté.

Pero retornemos a tu pregunta. "La Estrella Oscura" narra los acontecimientos ocurridos en una etapa de la Alta Edad Media de un mundo que... no existe. En cierto modo es una novela histórica, pero con una salvedad: relata una parte de la historia de un mundo imaginario. Me divertí hasta extremos insospechados escribiendo esta novela, y ahora que va a ser publicada, me gustaría que los lectores pudieran disfrutar tanto de su lectura como yo lo hice al escribirla. Creo que el hecho de que alguien compre mi novela es un privilegio, porque está pagando por un trabajo que me resultó enormemente gratificante. Espero no defraudar a los lectores, pues son muy exigentes, y están en su derecho a serlo. Ojalá esta "fantasía histórica" sea de su agrado.

P: Por lo que dices, parece una historia más de fantasía épica, como otras muchas que se pueden encontrar en el mercado. ¿Qué hace diferente a La Estrella Oscura? ¿Por qué crees que tuvo tanto éxito en el certamen de Minotauro y luego llamó la atención de una editorial?

R: Buena pregunta. Creo que si fuera capaz de responderte adecuadamente, podría ganarme la vida como asesor de autores noveles... Supongo que si la novela pasó el "corte", convirtiéndose en una de las cinco finalistas, fue por dos motivos: el primero, porque su argumento la hacía original, diferente al resto de las novelas épicas que se encuentran habitualmente en las librerías, usando tus propias palabras. Y el segundo, porque intenté que la trama fuera creíble. Las personas que lean "La Estrella Oscura" y que sean aficionadas a la historia sabrán a qué me refiero. No les resultará demasiado difícil, por ejemplo, establecer paralelismos entre las batallas que se suceden en la novela y algunas que se celebraron en la antigüedad. Las estrategias pueden parecer inverosímiles; las tácticas, descabelladas. Pero la realidad supera siempre a la fantasía, y hace más de dos mil años, hubo un general que fue capaz de vencer, contra todo pronóstico, a un ejército enemigo que le superaba ampliamente en número, conocía el terreno, y estaba cerca de sus fuentes de aprovisionamiento. Erobio Hexmano, uno de los protagonistas, y sin duda mi preferido, es un tributo a la memoria de ese magnífico general. Pero dejo a la sabiduría e imaginación de los lectores el trabajo de identificar al personaje.

P: Da la impresión de que se trate más de una novela histórica que de fantasía épica... ¿crees que sorprenderá a los lectores? Y si es así, ¿cómo lo hará?

R: Bueno, por mis palabras anteriores quizás pueda deducirse que "La Estrella Oscura" es una novela histórica camuflada en un mundo fantástico, pero desde luego no es así. Aunque me haya inspirado en acontecimientos y personajes históricos, el planteamiento de la obra es totalmente fantástico.

El épico perfil de los personajes, o la presencia de lo sobrenatural –que juega un importante papel en el argumento-, lo atestiguan. Creo que logrará sorprender a los lectores, por algo tan sencillo como que la historia narrada, aunque pueda parecer histórica o real, no lo es. En el fondo lo que espero es que el comprador de "La Estrella" se entretenga, pase un rato agradable, y que le deje un buen sabor de boca. Que sea una de esas novelas que recomiendas a tus conocidos porque has disfrutado leyéndola.

P: Muchas gracias, Leo, por permitirme hacer esta entrevista. Te deseo mucha suerte con tu novela.

R: Gracias a ti, Teo, por tu gentileza. Te aseguro que esta conversación me ha encantado. Y, por supuesto, te deseo toda la suerte del mundo en tus proyectos, y el mayor de los éxitos para tus novelas, que por otra parte merecen. Un abrazo.

11 comentarios:

Deusvolt dijo...

Hola Teo, me ha encantado la entrevista a Leonardo. Un servidor, que también intenta abrirse camino en el mundo de las letras, se queda con la sensación de que, a pesar de las dificultades, todo es posible. Llevo escribiendo desde hace tres años en serio y tengo cuatro manuscritos. Así que entrevistas así se agradecen, sobre todo, si, como es el caso, están tan bien hechas.

Un abrazo.Sergio.
Te dejo el enlace de mi blog por si quieres echarle un vistazo.
http://elalmaimpresa.blogspot.com/

MiánRos dijo...

Muy buena entrevista, Teo.
Pienso que todos los que estamos intentando hacernos un hueco en el mundo de la literatura nos hemos visto identificados, esta vez, camuflados bajo la personalidad de Leonardo, (sorry, Leo). Bien por él. Ha encontrado el camino de "Baldosas Amarillas" para llegar al destino deseado.
Estoy de acuerdo que la publicación de una novela llega con esfuerzo y el trabajo bien hecho; y ese pequeño guiño de la suerte (que necesitamos también) tienda la mano a nuestra esperanza. La conciencia me recuerda todo esto bastante a menudo. No obstante es de agradecer que alguien lo diga de viva voz para ser aún más pacientes y obstinados, si cabe, en nuestros propósitos.
¡Fantástico Leo! Ahora, sigue disfrutando de aquello que tanto te gusta... forjar historias.
Mucha suerte a los dos; un fuerte saludo vía web.

“La Fantasía tira de mí, como yo de ella.”(MiánRos)

Manuel García dijo...

Buena entrevista al igual que las respuestas. Ahora sólo me queda estar en la presentación el día 26. Bueno, y por supuesto,leer el libro.

Guillem López Arnal dijo...

Ya suponía que te referías a Leonardo Ropero. La verdad, espero conocer pronto su obra, y quizá personalmente en Dos Hermanas.

Alejandro Laurenza dijo...

Teo, gracias por compartir la entrevista. Me pareció muy inspiradora.

Un abrazo,
Alejandro.

Elisabet dijo...

¡Hola!

Tengo muchísimas ganas de leer tu novela, Leo. Y me ha gustado mucho la entrevista. Puñados de realismo, de sentido común... y de pasión por lo que haces. Eso que dices: "centrar nuestros esfuerzos en la publicación, en lugar de en el hecho de escribir, puede acabar siendo contraproducente. Pienso que cuando alguien escribe bien, tarde o temprano acabará publicando. Le costará un enorme esfuerzo, posiblemente, y varios años, pero lo conseguirá". Mmmmm, ¡creo que es una gran verdad!

Un abrazo a los dos, entrevistador y entrevistado,

Elisabet

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Teo. Ha sido una entrevista muy didáctica, llena de sinceridad y realista. Me suena eso de ponerse a escribir tarde, muy tarde en la noche...

Espero que tu visita a Barcelona haya sido provechosa y divertida.

Un saludo

B. Miosi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
B. Miosi dijo...

Leonardo dijo:
"...todas las personas que conozco que escriben porque, sencillamente, disfrutan haciéndolo, muestran una productividad y creatividad prodigiosas, hayan publicado o no. Pero centrar nuestros esfuerzos en la publicación, en lugar de en el hecho de escribir, puede acabar siendo contraproducente. Pienso que cuando alguien escribe bien, tarde o temprano acabará publicando. Le costará un enorme esfuerzo, posiblemente, y varios años, pero lo conseguirá. Pero si esa misma persona se centra exclusivamente en publicar y hacer de la escritura su profesión, quizás acabe arrojando la toalla. Por supuesto, es una opinión personal."

Nada más cerca de la verdad. Escribir debe ser un placer, lo más parecido a un hobby, con muchas más dificultades, claro, pero básicamente eso.

Me ha encantado conocer a Leonardo Ropero. Admirable que haya quedado finalista dos veces en el mismo premio. Felicitaciones por ello y por haber logrado publicar "La estrella oscura", te deseo todo el éxito del mundo!

Gracias Teo, por una gran entrevista y también a tu entrevistado.

Un abrazo,
Blanca

Javier Márquez Sánchez dijo...

Conocido el autor -un gran tipo, por cierto-, ahora disfruta uno más con esta charla.

José Angel Muriel dijo...

Debe de ser de las pocas veces que no actualizas tu blog con la regularidad a la que nos has acostumbrado.

Teo, felicidades por el éxito del IV Encuentro. Tienes dos regalitos en mi blog. Espero que te gusten. Un abrazo.