miércoles, 29 de julio de 2009

Trabajando con Edhasa

Desde hace unas semanas, los martes han adquirido para mí una importancia editorial sin precedentes.

Como os vengo diciendo en los últimos días, desde la editorial iban a empezar a trabajar ya en la portada de HIJOS DE HERACLES. Ayer me llamó mi editora y estuvimos hablando durante más de media hora sobre diversos aspectos de la publicación del libro.

Me comentó que la novela estaba muy en la línea de la editorial, uniendo historia y aventura, y que creía que tendría una buena acogida. Desde la sección de corrección no le ha llegado ningún comentario, lo que, según sus palabras, es una buena noticia.

Estuvimos comentando algunos puntos sobre la promoción, aunque es un tema que queda para mucho más adelante, cuando se acerque la fecha de publicación. En este sentido, quiero decir que, aunque la publicación de la novela está prevista para los próximos meses, NO será durante el año 2009, es decir, no llegará para la campaña de navidad. Lo digo porque algunos lo habéis preguntado específicamente. Es probable que salga para el primer trimestre del año próximo, pero por ahora no hay fecha segura.

Hablamos bastante rato sobre la portada. Hace un tiempo que les envié mi propuesta, que es la que veis a la izquierda. La idea les ha gustado. Estuvimos comentando la línea en la que les gustaría diseñarla, que es precisamente la línea que yo quería sugerirles. Hablamos sobre tonalidades y colores a tener en cuenta.


Para que podáis haceros una idea, estas son algunas portadas de libros publicados en la colección Narrativas Históricas:




























Comentamos otras posibilidades, desde luego, pero personalmente me gustaría que siguiera la línea comentada.


Hubo bastantes más cosas durante la conversación, pero de eso ya os hablaré otro día. Sólo adelantaros que incluso tratamos posibilidades de futuro… ¿alguien da más?

viernes, 24 de julio de 2009

Un montón de gracias, y un poco de nostalgia

Iba a daros las gracias por los comentarios que me habéis dedicado debido a la entrada en las que os anunciaba que Hijos de Heracles sería publicada por EDHASA, y de hecho, ya estaba escribiendo el comentario en respuesta a los vuestros. Pero entonces me he dado cuenta de que quería decir algunas cosas más que un simple gracias, así que os doy las gracias, pero en forma de entrada en el blog.

Sé que muchos esperabais el anuncio de la editorial que publicaría la novela, en especial los que más tiempo lleváis por aquí. Es lógico, se forjan vínculos entre los que perseguimos los mismos sueños, aunque sean vínculos virtuales, y desde diciembre, que anuncie que sería publicada, hasta ahora, ha pasado mucho tiempo. Imagino que muchos pensaríais que la cosa había quedado en nada.

Algunos otros ya os imaginabais que la editorial era EDHASA, (Blas, por ejemplo, lo dijo desde el primer día).

No voy a engañaros, no ha sido nada fácil, y aún así, me considero afortunado, porque las cosas, en sentido literario, me están saliendo mucho mejor de lo que podría haber soñado.

Empecé a escribir a principios de 2007, y como sabéis, mi primera novela fue de fantasía épica. Contra todo pronóstico, la agencia de Sandra Bruna creyó en mí y en mi trabajo y firmaba contrato con ellos en el mes de mayo del año pasado, 2008. En ese plazo de tiempo, año y medio, escribí varios relatos (pocos) y mi segunda novela, HIJOS DE HERACLES.

Hijos de Heracles nació como una novela de fantasía, continuación de la anterior, pero pronto nos dimos cuenta (el primero en hacerlo fue Leonardo Ropero), que aquello no podía seguir así y había que mutarla en novela histórica, que era en realidad lo que estaba escribiendo. Tal vez fuera por el terror que me causaba aceptarlo que la estaba camuflando en otro género. La cuestión es que, para cuando fui a Barcelona a firmar con Sandra, le llevé el original de la novela. Me había llevado casi 10 meses de investigación y escritura.

Fue un desafío, con mayúsculas. Trato una época muy remota, casi 3000 años nos separan de los hechos relatados, y apenas hay documentación sobre lo ocurrido. Pero pude darle un aire novedoso y jugar con determinados elementos poco claros históricamente hablando. Y conté con mucha ayuda, de amigos que la leyeron, de casi 40 títulos que componen la bibliografía que usé para escribir y de un par de profesores universitarios, de Sevilla y Alcalá de Henares, sin cuya ayuda hubiera sido imposible sacar adelante el proyecto.

Sandra leyó la novela durante el mes de agosto, y al regresar me envió un informe francamente maravilloso. Su entusiasmo con la novela era total y se decidió a enviarla a varias grandes editoriales de novela histórica. Sin embargo, desde el principio Edhasa era mi apuesta. Afortunadamente, la novela les pareció interesante y a primeros de noviembre, como ya he contado otras veces, nos hacían llegar su interés por publicarla. Al principio la cosa fue muy rápida. Recibí varias llamadas y hubo varios cruces de e-mails con mi editora, la responsable de llevar el proyecto a buen término. Y desde el principio me di cuenta de que las cosas en la editorial se hacían a un nivel que no podía ni imaginarme. El simple hecho de que en mes y medio 5 personas lean un original y efectúen un informe al respecto ya dice mucho al respecto. Y no sólo eso, sino la profundidad y sagacidad de los comentarios… Allí nadie se tira a la piscina, como solemos decir.

Luego, sin embargo, la cosa prácticamente se detuvo. Durante meses. Y claro, los nervios, la inseguridad, el no saber cómo funcionan estas cosas… Sinceramente, estaba un poco deprimido, parecía que no iba a salir nunca.

Han sido, con diferencia, los peores meses desde que comencé a escribir. No hay nada que se pueda comparar al hecho de la espera a que la editorial comience a trabajar contigo en el texto. Y quiero subrayar el CONTIGO. No se puede comparar a eso la espera por saber si alguien quiere publicarla, ni tampoco si una agencia aceptará representarte o no. Eso de saber que una editorial la quiere, pero no saber cuándo, ni cómo… Tenerlo tan cerca y a la vez tan lejos, es terrible.

Ahora, con cierta perspectiva, creo que las cosas no han ido tan lentas, en realidad. Me explico, el hecho de que yo no estuviera trabajando en el texto de la novela, en su corrección y demás, no significa que en la editorial no estuvieran haciendo nada al respecto. Sé, ahora lo sé, que durante este tiempo en la editorial han vuelto a estudiar el texto final con los cambios (ligerísimos y sin la mayor importancia en cuanto a trama y argumento) que me sugirieron y que acepté por ser de lo más acertados. El problema es que el autor novel no sabe de esas cosas, de ahí los nervios.

Y aún queda mucho trabajo por delante. Para empezar, como os dije hace unos días, será a la vuelta de las vacaciones cuando comencemos con las galeradas y la corrección del texto. Tengo muchísima curiosidad por experimentar cómo se trabaja en esos aspectos, en especial, en la corrección de estilo: ¿qué demonios es una corrección de estilo? Y aunque más o menos podamos entenderlo… ¿¡Cómo demonios se hace eso!!!!??? Sí, tengo mucho interés y curiosidad y creo que disfrutaré mucho de esa fase de la publicación. Y ya vamos a empezar a trabajar en la portada. Hace unos meses les envié mi propuesta para la cubierta del libro. La idea les ha parecido sugerente, en palabras de mi editora, “les puede servir de inspiración”, lo que ya es todo un logro.

Mi intención es iros contando detalles de todos esos procesos, de cómo se viven, de cómo se llevan a cabo. Al menos, hasta donde pueda contar, claro.

No, no ha sido fácil. Y sin embargo, lo he conseguido. Y eso conlleva un mensaje motivador, y animador: yo no soy nadie en el mundo literario. No me conoce nadie, no tengo padrinos, nadie ha hecho una carta de recomendación hablando bien de mí. Nada de eso ha sucedido. Soy, sencillamente, un autor novel más. Otro como los cientos y miles que escriben y sueñan con publicar. Y voy a publicar mi primera novela con una gran editorial.

Y si yo lo he conseguido, todos vosotros podéis conseguirlo. Repito, no es fácil. Se requiere mucho esfuerzo, mucha dedicación, pasar horas y horas, y cuando ya estás cansado de dedicarle horas, dedicarle más horas todavía a estar delante de la pantalla, delante de un libro, buscando información, a la caza de un detalle, una pista, un personaje que haga saltar la chispa, que le de vida a la novela, que emocione, que intrigue, que obligue al lector a seguir leyendo.

No es fácil, no. Y no es gratis, desde luego. Hay que pagar, y el canon que exige no está dispuesto a pagarlo todo el mundo: horas de sueño, cansancio, nervios, pedir ayuda, dirigirse a expertos con todo el “morro”, pero con toda la humildad del mundo pidiendo que te expliquen tal o cuál concepto, o cómo puedes enfocar del mejor modo tal o cuál aspecto de la novela. Y hay que pagar horas de alejamiento con la familia, y horas de soledad, y de frustración, y de estar frente al ordenador toda una tarde y escribir, a veces, una simple línea, porque las musas ese día están ocupado con otro, que somos muchos los que escribimos.

Pero, si se está dispuesto a pagar ese canon, si se está dispuesto a tomarse el oficio de escritor en serio, si se está dispuesto a ser lo más profesional que se pueda ser, pensar, vivir, respirar como escritor, se logra. Todos lo logramos. ¿Por qué si no lo han logrado Montse de Paz, o Leonardo Ropero, o Blanca Miosi? ¿Por qué Lola acaba de firmar con Sandra su contrato de representación? ¿Por qué Blas está también a punto de conseguirlo, si es que no lo ha conseguido ya? ¿Cómo es posible, si no es así, que “la bruja de clarà” esté consiguiendo lo que está consiguiendo? ¿Y Marta Abellò, con su libro, sus premios y sus clases?

Sólo hay que estar dispuesto a pagar el precio y no mirar atrás.

Desde luego, todo eso yo no lo hubiera conseguido sin el apoyo, el ánimo y la ayuda de unos pocos amigos: Montse de Paz, por ejemplo, que me dio infinidad de buenos consejos cuando comencé a pensar en serio a mover mis textos con ese desprendimiento del que suele hacer gala. O Leonardo, mi “corrector oficial”. No sé qué haría sin él y sus comentarios y correcciones. Jordi también puso más de una tilde… ¡e incluso las quitó! Luego vendrían otros: Javi, por ejemplo, que no sólo me ha regalado buenos consejos y maravillosas conversaciones sino una amistad como pocas. O Blanca y sus inagotables comentarios de ánimo y calma. O Adri, ese MisterX que se leyó Hijos de Heracles en dos días y me puso el ego por las nubes, y que todavía sigue haciéndolo en las noches de cine de verano, y tantos y tantos otros.

A todos ellos les debo las gracias. Y a todos los que soléis pasar por aquí, porque la espera ha sido mucho más llevadera junto a Blas, Martikka, letraweb, los Jesúses y los Juanes (como llamo para mí a todos los Jesús y Juan que os dejáis caer semana tras semana), Arwen, Laura, Paco, Esther, Sempi, la buena de Sempi que escribe como los dioses y que no termina de arrancarse, Susana, Belén, Lola (brunesca recién llegada), Guillem, Esteban… Y muchos más, algunos que se dejan notar con sus comentarios y otros que se dejan notar con sus frecuentes visitas.

Sin embargo, todo esto jamás hubiera ocurrido de no haber aparecido en mi vida dos personas.

La primera de ellas es Sandra, mi ángel de la guarda literario. Su confianza en mí fue sorprendente, inesperada. Yo quería trabajar con ella y de repente me encontré trabajando con ella. ¡Y fue increíble! Es su trabajo, y el de su equipo, el que ha hecho posible que esta novela vaya a tener una publicación tan alucinante. En las últimas semanas he tenido una demostración increíble de lo que es capaz de conseguir. Es un tremendo honor, y un placer enorme, contarme entre sus representados. Jamás podré agradecérselo lo suficiente.

La segunda es Mari. Fue ella la que me animó a retomar la pasión de la escritura. De no haber sido por su interés, por sus ánimos, por su empuje, y por su paciencia, seguramente nunca lo hubiera conseguido.

Lo único que lamento, es que Scott, mi fiel Scott, no haya vivido para verlo. Lo hubiera disfrutado. Seguro. Aún así, yo se lo cuento. Todas las noches.

martes, 21 de julio de 2009

La E con el arbolito

Así es como la llama mi buena amiga Sempiterna, “la E con el arbolito”. Me lo dijo a finales del mes de noviembre del año pasado, cuando le conté cuál era la editorial que se había interesado en publicar HIJOS DE HERACLES.

Como ya os conté, a finales de diciembre firmé el contrato con una editorial, importante, os dije en su día. Y os comenté que en un par de meses os podría contar detalles: qué editorial era, en qué colección sería lanzada, probable fecha de publicación, etc…

Pero desde entonces he tenido que mantener el silencio administrativo. Y no me ha resultado fácil, ¿eh?, que llevo todos estos meses mordiéndome las uñas para no contar nada. Pero, por motivos extraños que ni yo mismo comprendo por completo, lo cierto es que el anuncio he tenido que ir postergándolo mes tras mes.

Pero ya no más. Hoy empezaré a contaros cosas sobre mi editorial. ¿Por qué hoy sí y hasta ayer no? Pues porque ya me han dicho desde la agencia que me representa que me han enviado hoy mismo las copias del contrato firmadas por la editorial. Puesto que hasta hoy no tenía la confirmación de la firma del contrato, prefería ser prudente, que nunca se sabe cómo pueden acabar estas cosas.

Si os acordáis, os dije en su momento que era un privilegio que una editorial de semejante importancia quisiera publicar mi novela, la novela de un autor novel. No es habitual, desde luego. Os explicaré motivos para que entendáis mi sentimiento al respecto.

La editorial en cuestión lleva funcionando desde el año 1946, y desde entonces se ha distinguido por mantener un catálogo impresionante, no sólo por el número de ediciones, sino especialmente por su tremenda calidad. El catálogo dispone, en la actualidad, de más de 500 títulos, lo que ya habla de su importancia. Pero no contentos con ello, la editorial cuenta entre los autores que ha publicado nada menos que a 15 premios nobel:
Bertrand Russel, Ernest Hemingway, Albert Camus, John Steinbeck, Jean-Paul Sartre, William Golding, Mahfuz Naguib…

Eso habla, por sí solo, de la terrible calidad que atesoran los libros publicados por este sello. Y eso me lleva a pensar que no acepta cualquier libro para publicarlo. Tiene un status, una imagen, una reputación, y por tanto no se van a arriesgar a publicar la obra de un autor novel si no creyeran que dispone de la calidad que suelen ofrecer a sus clientes.


Pero no sólo eso: Leí hace poco que la editorial había adquirido la mayor parte del capital de la editorial madrileña CASTALIA. El acuerdo la convierte en una de las editorial independientes, es decir, que no pertenece a ningún holding editorial, más grandes del país, compitiendo directamente con Anagrama, Salamandra o Tusquets. A raíz del acuerdo, ambas editoriales pasarán a facturar una cantidad neta de, aproximadamente, 7 millones de € anualmente.

¿Quién es “la E con el arbolito”?

Si no conocéis el anagrama de la empresa, no os mantendré por más tiempo en la incógnita. La editorial es EDHASA.

Edhasa está reconocida como el sello líder en lo que a narrativa histórica y novela de aventuras se refiere en el mercado hispanoamericano. Sus libros se cuidan al máximo detalle, y es habitual encontrarlos plastificados por completo en el punto de venta, evitando de ese modo que se deterioren. Una muestra más de su deseo por ofrecer la máxima calidad de producto a sus lectores.

Daniel Fernández, director general del sello, explica con claridad cuáles son sus señas de identidad: “No creemos en el marketing viral ni en los pelotazos. Lo nuestro es la literatura de calidad, las ediciones cuidadas”.

El mayor exponente de Edhasa, su “buque insignia” es, sin duda, la colección Narrativas Históricas. En ella han publicado autores de la talla de José Luís Corral o León Arsenal. O, si preferís autores extranjeros, Bernard Cornwell, Robert Graves, Simon Scarrow, Alejandro Dumas, Gisbert Haefs, Lindsay Davies, Mary Renault… y lo dejo aquí, que esto es un no parar…

Bien, pues en esa colección, Narrativas Históricas, será publicada HIJOS DE HERACLES, junto a todos esos autores de renombre.

Por supuesto, esto no quiere decir que mi libro tenga la calidad de la de todos esos genios de la literatura. Ni quiere decir que vaya a ganar, antes o después, el premio nobel. Pero sí significa una cosa: que tiene la calidad suficiente como para no desmerecer a su lado.

Entenderéis ahora mi emoción, y mi orgullo, al publicar con semejante editorial. Si el sueño de todo escritor es publicar su libro, cuando se estrena con semejante calidad y experiencia apoyándolo, la sensación es tremenda.

En unos días estaremos empezando a trabajar en asuntos como la portada, y a la vuelta de vacaciones empezaremos con las galeradas. Porque, tenéis que saber, que su publicación ya está programada para dentro de unos meses. Pero de eso os hablo otro día.

Y ahora que lo pienso… antes de que me dé cuenta, ¡el libro está en la calle!

martes, 14 de julio de 2009

Un Nuevo Reto

Llevo unos días bastante desconectado. Se debe a que la fuente de alimentación de mi portátil se ha fundido, literalmente, y desde hace un par de días anda de reparaciones. Porque claro, no soy un escritor famoso, o desconocido pero que gane varios millones de euros por cada libro publicado (y aunque así fuera, como todavía no he publicado ninguno, pues…) de modo que tener que pagar 150 euros por una fuente de alimentación me parece un abuso, por muy sony que sea el portátil. En fin.…

Como os decía la semana pasada, el tema con la editorial que va a publicar Hijos de Heracles se ha agilizado y pronto os voy a poder dar noticias importantes al respecto. Pero como la vida es muy rara, pues hoy os voy a contar otra cosa que acaba de sucederme. Por supuesto, relacionada con el tema literario.

Hace unos meses presenté un proyecto a la Universidad Popular. Para quien no sepa qué es eso, la Federación Española de Universidades Populares explica: Un proyecto de Desarrollo Cultural que actúa en el municipio cuyo objetivo final es promover la participación social, la educación, la formación y la cultura para mejorar la calidad de vida de las personas y de la Comunidad en general.

Es decir, son centros de enseñanza territoriales cuyo principal objetivo es satisfacer las necesidades culturales y educativas de su entorno.

Bien, pues como decía, presenté hace unos meses un proyecto a la Universidad Popular de Dos Hermanas. El proyecto consistía en desarrollar un curso-taller de literatura creativa. Lo que se pretende es dotar a los participantes de las herramientas necesarias para poder desarrollar historias.

El temario incluye aspectos como la retórica, dominar la descripción, creación de personajes, argumentación, guión y desarrollo de la historia, figuras literarias, modos para vencer los bloqueos creativos, etc… Es un temario complejo y completo, que intenta no dejar fuera ninguno de los aspectos necesarios a la hora de escribir un relato o, especialmente, una novela.

Pues bien, ayer por la mañana recibía una llamada de teléfono. Era la directora de la Universidad Popular, que me llamaba para indicarme que el proyecto en cuestión ha sido aceptado por la consejería de cultura del ayuntamiento, motivo por el cual será incluido en el programa de estudios para el próximo curso 2009-2010.

Así que, a partir del mes de Octubre, estaré impartiendo clases de creación literaria en un centro situado a escasos 300 metros de mi propia casa… ¡Quién me lo iba a decir! Hemos organizado dos grupos (esperemos que se llenen) a razón de 4 horas semanales: Lunes y Miércoles y Martes y Jueves, de 11.30 a 13.30h. a lo largo de todo el curso lectivo… vamos, que es un curso de lo más completito. Si todo va bien, cuando recupere el portátil, MI portátil, que éste lo tengo “en préstamo”, os pondré el temario completo, por si alguien se anima.

Algunos de los que pasáis por aquí, como Martikka, por ejemplo, se han embarcado en proyectos parecidos. Para mí sería muy interesante intercambiar temarios y métodos con los que ya andáis en estos menesteres. Toda experiencia e intercambio pueden ser positivos. Así que, si alguno de vosotros imparte un curso similar y está interesado en comentar cosillas, sólo tiene que decirlo.

Y, por supuesto, si vives cerca de Dos Hermanas, y estás interesado en seguir un curso de este tipo, ¡ni te lo pienses! Me han dicho que el profesor es de lo mejorcito que se puede encontrar…

sábado, 11 de julio de 2009

La sinopsis

Tal como os indiqué la semana pasada, os dejo una sinopsis provisinal de la novela que acabo de terminar.

De cualquier modo, estoy haciendo algunos cambios. El motivo es que una de las personas que lo han leído, y cuya opinión respeto enormemente, me ha comentado que se podrían ajustar algunos detalles para darle algo más de tensión a la historia. Y en ello estoy. Sin embargo, son cambios que no afectarán al resto de la trama, por lo que la sinopsis sigue siendo válida.

En el año 1537, Alfonso Manrique Lara, Inquisidor General y Obispo de Sevilla, recibe un extraño paquete enviado por Hernán Cortés. En la misiva que lo acompaña, el conquistador le explica que ha llegado a la conclusión de que el objeto que le ha hecho llegar es completamente maléfico, y le ruega que se haga cargo de él. El arzobispo, tras un extraño episodio, se convence de las palabras de Cortés, de modo que decide hacer desaparecer la curiosa pieza recibida.

Sin embargo, unos años más tarde, Fray Bernardino de Sahagún, durante su trabajo en el Nuevo Mundo, descubre lo sucedido con el objeto en cuestión y lo consigna en un códice enviado al Consejo General de Indias. Pero ese códice también desaparece misteriosamente, y lo ocurrido se pierde en las brumas del tiempo.

Cinco siglos más tarde, en 1977, un arqueólogo que investiga en la ciudad maya de Palenque, descubre una terrible amenaza que concierne a las profecías mayas que indican que el fin del mundo sobrevendrá durante el solsticio de invierno, exactamente el día 21 de diciembre de 2012, y decide dedicar su vida a evitar el terrible desenlace.

Sin embargo, el destino no puede cambiarse, y a falta de cinco días para la fecha señalada, su nieta es secuestrada por una extraña secta. La única reivindicación del grupo es simple: si quieren volver a ver a la pequeña, tienen un plazo de 72 horas para encontrar una reliquia oculta durante más de quinientos años.

Comienza entonces una cuenta atrás en la que tendrán que decidir entre la vida de la niña, o el futuro de la humanidad.

Por otro lado, si no ocurre nada extraño, dentro de unos días podré daros algunas buenas noticias sobre Hijos de Heracles. Espero poder hacerlo en una o dos semanas como máximo.

lunes, 6 de julio de 2009

Un fin de semana a tope

Como sabéis, hace unas semanas que os dije que el programa para el IV Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas estaba muy avanzado. Hoy, al fin, puedo traeros el programa completo.

Como es habitual todos los años, existe una cuota de inscripción, de 10€ para los asistentes.

El lema del Encuentro se hará público el día 31 de julio.

Os dejo los datos del programa



IV ENCUENTRO DE LITERATURA FANTÁSTICA


Fecha: Sábado 26 y domingo 27 de septiembre de 2009.
Lugar: Casa Palacio de Alpériz, frente al parque de la Alquería . Dos Hermanas. Sevilla (España)
Cuota de inscripción: 10 euros. La cuota se pagará el mismo día 26 en la sede del encuentro
Número máximo de inscripciones: 200 personas
Información e inscripciones: Biblioteca Pública Municipal (biblioteca@doshermanas.es) Teléfono: 95 491 95 79. Fax: 95 491 95 80.




SÁBADO, 26 DE SEPTIEMBRE


9:00. Recepción de participantes y entrega de credenciales.

10:00. Inauguración del IV Encuentro de Literatura Fantástica a cargo de la Delegada de Juventud y Cultura Dª Rosario Sánchez.

10:30. Conferencia: El instinto de la fantasía de Care Santos

11:30. Pausa para el café.

12:00. Presentación del libro: La Estrella Oscura de Leonardo Ropero. AJEC

12:30. Duelo de espadas: La Historia: un filón para la ficción. Participan: Félix J. Palma y Leonardo Ropero.

13:30. Presentación del libro: Laila Winter de Bárbara Rivero. Almuzara

14:00. Pausa para el almuerzo.

16:30. Mesa redonda: Escribir y publicar fantasía épica. Participan: Raúl Gonzálvez, David Prieto y Alex Guardiola.

17:30. Conferencia : La Literatura inquietante y de misterio: Claves de la construcción y lectura de este género de David Lozano

18:30. Conferencia- Taller: El triángulo de la creatividad de Rafael Ábalos

20:30. Encuentro entre los participantes y copa de Bienvenida.


DOMINGO, 27 SEPTIEMBRE

10:00. Conferencia: Líneas de investigación sobre el género de las sagas. Eloy y Alberto E. Martos. Universidad de Extremadura.

11:00. Pausa para el café

11:30. Presentación del libro: Experimento en autobiografía de H.G. Wells. Berenice.

12:00. Mesa redonda: Enredados: lecturas en red, blogs, fansub, e-books.
Participan: Raúl Fernández Sánchez-Alarcos y Nieves González Fernández de Villavicencio (profesores de la Universidad Pablo de Olavide), Iván Dequito (directivo de la Asociación Juvenil Taira) y David González Romero (Editor de Almuzara)

13:00. Entrega de Premios: Idus de marzo y II Concurso de lemas
Clausura del IV Encuentro de Literatura Fantástica

Organiza:
BIBLIOTECA MUNICIPAL
CONCEJALÍA DE JUVENTUD Y CULTURA
EXCMO. AYUNTAMIENTO DE DOS HERMANAS



COLABORAN:
Taller de empleo Arte gráfico y volumétrico
Universidades Lectoras
Universidad Pablo de Olavide
Diseño Sur
Editoriales: SM, Montena, Almuzara, A.J.E.C, Edelvives, Everest
Librería La Araña


OBTENCIÓN DE CRÉDITOS DE LIBRE CONFIGURACIÓN
UNIVERSIDA PABLO DE OLAVIDE. SISTEMA DE EVALUACIÓN


La presencia del alumno en, al menos, el ochenta y cinco por ciento de todas las actividades programadas para el IV Encuentro de Literatura Fantástica “De Ficciones y otros mundos”, le dará derecho a un diploma de asistencia expedido por la biblioteca municipal de Dos Hermanas “Pedro Laín Entralgo”.

Aquellos alumnos que desean convalidar dicho diploma como reconocimiento de créditos de libre configuración deberán presentar un trabajo con una extensión de diez folios como mínimo y quince como máximo, de treinta líneas cada uno, en las que se resumirán los puntos más significativos de este encuentro y se aportará opinión personal de algún aspecto que haya resultado de su interés.
El cumplimiento de ambos apartados dará derecho a la obtención de 2 créditos de libre configuración de los planes de estudio de la facultad de Humanidades de la Universidad Pablo de Olavide, tras el pago de los derechos que dicha facultad establezca para ello.

sábado, 4 de julio de 2009

Un par de lágrimas


Ayer, a eso de las once y cuarto de la noche, se me escapaban un par de lágrimas, concretamente del ojo izquierdo. Supongo que estaría más sensible que el derecho…

Y es que, aunque ya son cuatro las novelas que llevo escritas, los instantes previos a terminar una de ellas, esos últimos quince o veinte minutos, siempre son emocionantes. Porque sí, aunque no os lo creáis, ayer, exactamente a las 12.46 de la noche, terminaba de escribir la novela en la que estaba trabajando desde el mes de febrero.

Como os decía la semana pasada, me quedaban unas 40 páginas por escribir para dejar la historia finiquitada, y la verdad, no pensé que pudiera escribirlas todas durante esta semana. Pero lo he hecho, todavía no me explico muy bien cómo. Bueno, si no tengo en cuenta que ayer puse el turbo y escribí nada menos que 23 páginas. Ya me pasó con la novela anterior, PECADO CAPITAL. El último día escribí una barbaridad.

Además, en los cuatro últimos capítulos de esta última novela (cuyo título provisional es 2012: Cinco Días, aunque no termina de convencerme demasiado) había que despejar muchas incógnitas, cuadrar muchos detalles. Para terminar de complicarlo todo, el modo del desenlace de la trama principal no tenía ni idea de cómo plantearlo. Normalmente, hago un esquema de toda la novela, pero en este caso en el que tenía que cuadrar tantas cosas, no tenía claro cómo hacerlo, porque las prioridades eran otras. De modo que el penúltimo capítulo fue una aventura para mí, así que, sencillamente, me dejé llevar. Y creo que el resultado no desmerece al resto de la novela. Es más, el final de ese capítulo (que creo que es bastante sorprendente), termina de un modo más que singular, con una escena terriblemente tierna y que rompe el clima que se ha creado hasta ese instante

Lo que sí tenía muy claro era cómo terminaba la historia, cómo quedaban los personajes principales. Eso lo sabía desde hace varios meses, y, como ya anuncié la semana pasada, las últimas frases pertenecen a la canción de Sinatra que os coloqué en la entrada anterior.

La verdad, pensaba acabar la novela bastante antes, por el mes de mayo. En principio tenía la historia más que clara… Sin embargo, me atasqué en un par de cosas, tuve que cambiar varios planteamientos, y se me echó el tiempo encima.

Ahora, tengo a un par de amigos a los que he “pringado” para que lean la historia, y estoy temiendo su veredicto. Es el primer “thriller” que escribo, un formato completamente nuevo para mí, y no sé muy bien si habré cumplido el objetivo.

Además, tengo que enviarla a la agencia con rapidez, el verano se echa encima y por motivos de marketing (que no puedo explicar aquí, como comprenderéis), sería más que interesante que pudieran valorar la novela durante el verano para comenzar a moverla a partir de primeros de septiembre. Si tiene la calidad necesaria y se mueve con rapidez, puede tener muy buenos resultados de ventas.

Descansaré tres o cuatro días y luego releeré la novela (cosa que aún no he hecho) retocando detalles y cositas aquí y allá. Pero sin entretenerme demasiado, tiempo habrá para corregir, de eso estoy seguro sabiendo a estas alturas cómo se mueve este mercado.

La semana que viene os dejaré una sinopsis provisional, para que podáis saber con exactitud de qué va la cosa.