sábado, 20 de marzo de 2010

Se dice, se comenta…

Tras mes y medio en las librerías, algunos se van animando a comentar sus impresiones sobre Hijos de Heracles. Siempre es apasionante comprobar las sensaciones de los demás sobre lo que uno escribe pero, cuando además se trata de tu primer libro editado, la cosa gana importancia.

Tengo que decir que por ahora, en general, los comentarios están resultando de lo más positivos. Así que me vais a permitir que hoy haga alarde de los halagos que van poblando la red sobre la novela.

Voy a empezar por la primera que apareció en la red en la afamada página de Anika entre Libros. Allí, María Dolores García comenta entre otras cosas:

“Teo Palacios (…) cuenta con el respaldo de la agencia literaria de Sandra Bruna de la que es representado y su obra ha sido editada por Edhasa. Todo ello es una excelentísima tarjeta de presentación pero también una gran responsabilidad porque quienes nos acercamos a su libro tenemos muchas expectativas creadas. Y hay que decir que Hijos de Heracles no decepciona, que es una buenísima primera novela.

(…)

La prosa de Teo Palacios es elegante y fluida. Huye de florituras innecesarias, va al centro de la acción y no se entretiene en excesos ni en adornos superfluos. Con ella es capaz de hacernos sentir tanto el fragor de la batalla como la emoción de dos enamorados en su primera noche de amor y sexo.”

María Dolores llega a definir la novela como “brillante”.

Novilis es un portal de historia en el que la comunidad es muy activa, presentando reseñas, efectuando lecturas comunes, etc… Allí apareció el siguiente comentario:

“Teo Palacios es un joven sevillano que ha apostado por la novela histórica en su primer salto a la literatura. Y un momento histórico tan poco conocido como es la Esparta arcaica y con una tesis atrevida como es la de descartar a Licurgo como “padre político” de Esparta y decantarse por el mas históricamente probado Rey Teopompo.

(…)

La novela trata de la Esparta arcaica y del proceso de transformación de una sociedad agrícola y clasista a una sociedad guerrera y homogénea en lo social. Este proceso de transformación se origina en una paideia, enseñanza, y en unas leyes que priman al colectivo sobre el individuo tanto en lo social como en lo militar. Vemos el tránsito de una desconocida Esparta comercial, refinada culturalmente y colonizadora en lo comercial a la Esparta que todos reconocemos como sociedad homogénea, austera y militarizada.

(…)

Lo mejor de la novela son los excursos que hace el autor con motivo de las distintas fiestas espartanas así como de sus instituciones políticas y leyendas fundacionales, gracias a todo ello el lector puede conocer mejor la vida y la cultura de la Esparta arcaica (s.VIII-VII a.c.).

(…)

El tema es fascinante porque como dice el autor en la introducción la época es oscura en cuanto a datos y no hay demasiada bibliografía sobre el tema así que el lector se puede deleitar con esta época legendaria.”

Agustín Velasco es un periodista que administra el blog lecturofilia, perteneciente al Diario de Sevilla. Le impresionó tanto la lectura de la novela que llegó a decir que era uno de los libros que más le habían enganchado en su vida. Debido la lectura de Hijos de Heracles descubrió el universo espartano, y decidió que realizaría una semana monográfica sobre Esparta en el blog. En su reseña sobre la novela, tras definirla como “apasionante”, dice:

“Más allá del relato histórico en que se saborean las costumbres espartanas y su estilo de vida de la forma más cruda, hay que resaltar la habilidad del autor para adentrarse en la psiquis de los personajes y traspasar el velo de lo que fácilmente podría convertirse en el cliché del espartano. Un buen trecho de la historia se desarrolla en la agogé donde los niños pasan a ser hombres y guerreros, y justamente en esa edad es donde Teo Palacios mejor trabaja los personajes, sumiendo a los chicos en esa nebulosa corrientes de sentimientos que provoca ser sometidos a verdaderas torturas siempre justificadas por el sentido patriótico y el deber para con el pueblo. Esta novela que es capaz de hacer aflorar sentimientos de ternura y simpatía para con un pueblo de crueldad y honor a parte iguales.

En la narrativa de Teo Palacios es tan importante la forma como el fondo, el contexto como los personajes, la historia explícita así como otros dramas no verbalizados que deja ver muy inteligentemente.”

De Blanca Miosi es absurdo hablar en este blog, pues prácticamente todos los que pasan por aquí la conocen bien. Si eres uno de los que todavía no la conoces, te estás perdiendo algo grande. Blanca ha tenido el detallazo de realizar una reseña de la novela para su concurrido blog. Entre sus comentarios se citan cosas como esta:

“La novela está entretejida tan inteligentemente, que a medida que pasaba las páginas me adentraba en un mundo del que solo nos han llegado fragmentos. Lo que antes era un rompecabezas con las piezas mezcladas, empezaba a tomar forma: desde el origen de las fiestas a los dioses que son recordadas hasta nuestros días, hasta las Olimpíadas.

(…)

Me han gustado en especial las descripciones de los sentimientos: unas veces de dolor y de impotencia, otras de rabia y desilusión, y me ha parecido ver ante mis ojos esos hombres enormes, fuertes y valerosos, acostumbrados a la vida dura, en la que su principal meta era la defensa de su pueblo.

(…)

Hay partes preciosas, como el relato que Anaxándridas hace a su hijo Arquidiamo cuando estaba pequeño, por medio del cual, nos enteramos de la historia de Menelao y Helena, de una manera más fidedigna que las que nos ha mostrado la película Helena de Troya, por poner un ejemplo.

La novela es una delicia para los amantes de los dioses del Olimpo, de las costumbres griegas y de las leyendas que en esta obra aparecen con naturalidad, con unos diálogos bien llevados, con conversaciones inteligentes, que van respondiendo a las preguntas que uno como lector se va haciendo.

Comprendo ahora las dificultades para documentar la novela, como relataba Teo en su blog, ya que es un pedazo inolvidable de la historia.

Mis felicitaciones a Teo Palacios, por una novela que bien merece un premio, pues es toda una tesis basada en la historia de Esparta, que al mismo tiempo que entretiene, nos da toda una lección de historia.”

Jesús F. es uno de los “jesuses” que se suelen dejar caer por aquí de forma asidua. Es también el último, que yo sepa, en dedicar unas palabras en su blog sobre la novela.

“(…)me lo he leído en apenas tres sentadas. La trama engancha, absorbe te ofrece el equilibrio justo entre acción, trasfondo histórico y relaciones entre los personajes.

(…) teniendo en cuenta el rigor a la hora de documentarse, me quedo con la sensación de conocer la cultura espartana, es decir, el trasfondo me parece verosímil y me deja un poso de conocimiento.

Otro detalle original fue encontrarme el cambio de persona a la hora de encarar los capítulos dedicados a Anaxándridas y a su hermano Arquidamo. Si en el caso del primero nos encontramos con la familiar tercera persona a la hora de relatarnos sus vivencias y los rigores vividos, en el caso del segundo nos encontramos con una primera persona, más íntima y que implica emocionalmente mucho más con el personaje (hasta el punto de lamentar que no tenga más protagonismo en la trama principal, soy más afín a esta forma de escribir por la empatía que consigo con el personaje, y me habría gustado verlo más desarrollado durante la novela). Este hecho de conjugar ambas formas de narración añade frescura a una trama ya de por sí ágil.”

Blas Malo, otro visitante habitual y un autor que pronto comenzará a dar que hablar, quiso ofrecer también sus opiniones sobre la novela:

“(…)La historia me ha enganchado desde la primera página. Esparta nunca me había parecido tan fascinante. Siempre me había interesado, como un reino mítico, donde los hombres eran irreductibles y llenos de determinación. Asistir a la creación de su mito ha sido toda una experiencia. La sangre, el sudor, y el sacrificio, la voluntad de resistir a toda costa salpican todas sus páginas.

La historia de Anaxándridas y Arquidamo te sumerge en la Era Antigua, rodeándote de miedo, pasiones, temor y fuerza, mucha fuerza, salvaje, instintiva y animal. Todo está justificado para sobrevivir en un mundo terrible. "Tu sangre, o la mía".

A sabiendas de las pocas fuentes de la época, la labor de documentación debe haber sido una tarea de titanes, y eso se nota. La nota es sobresaliente.”

Ha habido otros comentarios, pero comprenderéis que no los meta todos aquí porque la entrada se alargaría demasiado. Estos simplemente son una muestra del buen recibimiento que está teniendo la novela. Y eso se nota en las ventas, que siguen siendo buenas. De hecho, hace unos días, tras 6 semanas consecutivas en su Top Ventas de novela histórica, Fnac ha decidido incluyéndola en su selección.

No se puede pedir más. Aunque aún tengo estupendas noticias que contar. Os iré teniendo al día.

7 comentarios:

Blas Malo Poyatos dijo...

FNAC alaba tu novela, los libreros alaban tu novelas, los periodistas alaban tu novel, la Blogsfera alaba tu novela... vamos, qué más puede pedir un autor, Teo, que lograr la emoción y el disfrute de sus lectores.

HdH lo merece.

Te hago una pregunta indiscreta, o a lo mejor me estoy adelantando o un posible post futuro (en cuyo caso esperaré con impaciencia). Së que aún no sabes cómo vas las ventas, pero digo yo que sí sabrás si se ha procedido ya a una reedición. Eso sería un parámetro buenísimo, ¿verdad que sí?

Un abrazo

Alejandro Laurenza dijo...

Teo,

Imagino la felicidad que debés de sentir. ¿Cómo no ponerte orgulloso ante tan buenos comentarios?

Un abrazo,
Alejanro.

Lola Mariné dijo...

Veo que sigues disfrutando esa luna de miel con tu novela y que está teniendo una magnifica acogida.
¡Qué siga la racha!

Anónimo dijo...

Hola te dejo este mensaje para que te des de alta en el nuevo directorio de blog, Blogspot Directorio; por favor visita el siguiente link para poder incorporar tu blog al diectorio: http://blogspotdirectorio.com.ar , un fuerte abrazo y apúrate da de alta tu blog!

B. Miosi dijo...

¿Estás en la selección de FNAC?

¡Magnificas noticias, Teo!

Un abrazo y que siga así!

Blanca

Teo Palacios dijo...

Gracias a todos. Sí, estoy disfrutando un poco con todo esto. De todos modos, quiero mantener los pies en el suelo, que este mundo es muy volatil: hoy se vende bien el libro y mañana desaparece de los estantes.

Blas, ¡y tanto que sería una buena señal! Pero, créeme, a día de hoy todavía estamos muy lejos de eso. Si llega a producirse, lo anunciaré con fanfarrias y tambores.

Esther dijo...

Y digo yo... ¿cuándo Edharta hará cruzar el gran charco a Los hijos...?

De este lado del Atlántico también quisiéramos encontrarla en las estanterías, jejeje.

Un abrazo grande,
Esther