domingo, 26 de diciembre de 2010

Arenas Movedizas

La vida te sorprende. Tienes una rutina, unos hábitos, cierta tranquilidad, y de repente, en un solo segundo, todo eso salta por los aires y, con ello, todo tú te pones del revés: lo que antes era blanco ahora es negro, lo que resultaba fácil se complica, aquello que era placentero pasa a ser una pesada carga.

A mi me sorprendió la vida hace ahora un año, justo un año. A partir de ese momento, todo comenzó a explotar alrededor, todo se desintegró. De mi vida de entonces apenas queda nada, casi todo ha cambiado. Cada uno de esos cambios conlleva cierta carga de inestabilidad, y la inestabilidad es algo que no llevo nada bien. Jamás sería un Indiana Jones, trotando por las selvas del mundo, y mira que me gustaría… Yo necesito tener planes, controlar las cosas, preparar con antelación, aunque sea mínimamente. Y últimamente no controlo nada, los planes se me deshacen como pasados por agua y soy incapaz de centrar la mente en algo mínimamente coherente.

Como no podía ser de otra manera, eso afecta a mi labor como escritor. Escuché en cierta ocasión a José Carlos Somoza decir que el escritor necesita una rutina, que si la pierde, deja de escribir. Estoy totalmente de acuerdo con él, suscribo su opinión al 100%. Aun así, la inactividad del blog no significa que no haya estado trabajando.

Pero, desde que entró el otoño, los cambios han sido aún más significativos, y se han sumado al comienzo de los cursos. Esto, por ejemplo, me roba una cantidad ingente de tiempo; en especial el curso on-line, que conlleva una preparación de varias horas cada semana. He estado trabajando también en un nuevo artículo que será publicado en los próximos meses en una prestigiosa revista de Historia. En él hago un repaso a las principales localizaciones, y detalles, de las rutas caravaneras en el Norte de África allá por el S. XI.

Continúo trabajando en la que será mi próxima novela, aunque el ritmo de escritura ha descendido muy considerablemente. Con todo, estoy ya en el capítulo 8 y me voy acercando a lo que será ¼ de la historia. Y es una historia que me fascina.

En medio de todo esto quedó el V Encuentro de Literatura Fantástica de Dos Hermanas, que por los comentarios recibidos gustó mucho, y hemos empezado a trabajar en el VI. Por cierto, os adelanto que ya tenemos confirmada la presencia de una de las mayores plumas nacionales para dicho evento.

Por si todo esto fuera poco, me han propuesto tener una sección en radio. He aceptado porque se trata de algo pequeño, casi testimonial, pero los últimos martes de cada mes dispondré de ½ h. para hablar de literatura en una radio provincial: Radio Aljarafe. Comenzamos ya, pasado mañana, (y no, no es una inocentada) con una entrevista en directo a Francisco José Jurado, autor cordobés cuya primera novela, BENEGAS, ha cosechado todo tipo de elogios y reconocimientos.

Y así voy, intentando encontrar un poco de seguridad bajo los pies, algo a lo que agarrarme antes de terminar de ser arrastrado por tanto cambio. Para mi desgracia, y por lo que parece, va a ser bastante difícil que lo encuentre…

11 comentarios:

Susana Eevee dijo...

Un abrazo, Teo. Qué gusto saber de ti. Te deseo lo mejor para el año próximo.

¡Felices Fiestas!

Blas Malo Poyatos dijo...

Así estamos muchos, Teo, con los pies sobre suelo inestable. Seguiremos con los malabarismos aunque tenemos nubes de tormenta para cinco años al menos.

Si son asuntos literarios los que te mantienen así de atareado, bienvenidos sean.

Un abrazo

Claudio dijo...

Yo también suscribo lo de la rutina. Por lo demás, espero que pase pronto la tormenta y todo vuelva a lo que debía ser. Las rachas, tanto las buenas como las malas, no se eternizan, ya verás.

Enhorabuena por los nuevos proyectos. Un abrazo!

C.

Lola Mariné dijo...

¡Cuanto tiempo sin saber de ti, Teo!
Estoy de acuerdo con lo que dice Somoza: necesitamos una rutina. Si cualquier cosa nos perturba, se acabó el escribir.
Yo tambien he tenido perturbaciones, aunque todas buenas,pero aun asi, ahora es cuando vuelvo a ponerme con mi tercera novela (no sé si sabes que se publicó la primera y que va muy bien).
Bueno, espero que te veamos un poco mas, tanto por aqui como por el feis.

Alejandro Laurenza dijo...

Teo,

A mí también me afecta el descontrol, la imprevisión, sin embargo me he propuesto aprender a convivir con él. Vamos a ver qué resulta, :-).

Un saludo,
Alejandro.

Sergio G.Ros dijo...

Te entiendo perfectamente, Teo. Yo, por si te sirve de algo, aunque ando fastidiado por no poder escribir, leo, y leo, y leo... je,je.. un abrazo, mucha suerte y Felices Fietas.

MONTSE dijo...

Un abrazo Teo,y feliz año nuevo....
que espero que sea rutinario para tí.
Como verás ahora soy seguidora tuya.
bss
Montse.

baldukari dijo...

Así vamos todos, peleando contra el reloj y sacándole cada vez menos tiempo. Espero que no te dé un síncope antes de terminar esa novela que parece tener buena pinta. Ánimo.

Martikka dijo...

Qué alegría leerte de nuevo. Y entre arenas movedizas, tormentas y vientos varios nos movemos, pero avanzamos (a veces a paso más lento, o a veces nos arrastra el viento) pero avanzamos, que es lo importante.

Muchos ánimos y feliz año.

José Angel Muriel dijo...

Yo no me muevo en terreno inestable, pero sí que hace mucho que no tengo tiempo ni para visitar a los amigos en sus blogs o dar vida al propio. En fin, Teo, te entiendo. No pierdas la ilusión y adelante.

Malhalma dijo...

Teo, os interrumpo sólo para "desear"

Te deseo un Feliz Año Nuevo (con un retraso monstruoso)

Deseo que todos estos cambios de los que nos hablas y este descontrol, finalmente, sean para bien, para mejorar tu vida.

También deseo que este año sea el de la publicación de tu nuevo libro, que hace mucho que leí el primero y ¡¡¡ya tengo ganas de darle un hermanito en la estantería!!!

Por último deseo que todos tus sueños se cumplan.

Un beso