miércoles, 31 de marzo de 2010

Vamos a por la Segunda

Acabo de caer en la cuenta: Hijos de Heracles salió a la venta el día 27 de enero. Un mes después era mi cumpleaños. El pasado sábado se cumplieron dos meses desde que salió al mercado. En estas ocho semanas, las noticias que han ido llegando han sido estupendas: el primer mes ya se colocó, según el ranking de ventas de la distribuidora, entre los libros más vendidos de la editorial. Este mes sigue estando entre ellos, pese a la entrada de pesos pesados como José Luís Corral, Angus Mcdonald con su Robin Hood, o el último de Simon Scarrow.

Además, desde el principio se colocó en el Top Ventas de Fnac, y poco después pasaba a ser uno de los libros que recomendaban. El Corte Inglés empezó a apostar por él y el libro llegó a todas las librerías.

Y hoy, dos meses después de su salida al mercado, la editorial me acaba de confirmar que el libro vuelve a la imprenta para una 2ª edición.

¿Es o no es todo un éxito?

lunes, 29 de marzo de 2010

¡Rutina!

Hace un par de años, José Carlos Somoza, un autor más que consagrado, creador de varios éxitos internacionales, comentaba en un discurso que un escritor necesita rutina. Que si la perdía, dejaba de escribir y se le iba el santo al cielo, se desorientaba y tenía que volver a buscar una rutina nueva para empezar de cero.

Bueno, pues así ando yo: con la rutina perdida. Los últimos meses de mi vida están siendo totalmente caóticos. No tengo ni horarios, ni tranquilidad, ni respiro. Eso sí, a cambio dispongo de toneladas de stress y preocupaciones varias. Y claro, a raíz de ahí, todo se resiente.

El primero, el blog. Echo de menos aquello de cada lunes por la tarde-noche dedicar un par de horas a preparar la entrada semanal. Me servía de relajación, me servía de meditación, de aprendizaje y, por supuesto, de contacto con todos los que pasáis por aquí a menudo. Por cierto, que ya rozamos el centenar de seguidores, ¡quién lo iba a decir!

También se resiente mi futuro proyecto novelístico. Tengo una idea sólida y madurada en parte que en principio será mi próxima novela. Una idea por la que algún editor ya se ha mostrado interesado, y sólo está la idea. He consultado ya alguna bibliografía, porque vuelve a ser una novela histórica, ambientada en el S. XI, y tengo bastantes notas, la cronología de los hechos más importantes de la época, así como una idea general de lo que va a pasar a lo largo de la novela. Pero soy incapaz de ponerme en serio con el tema… No encuentro el momento, ni la inspiración, ni las ganas de hacerlo.

Para estropear más aún el asunto, se ha colado una idea nueva. Bueno, digamos que es una idea que barajé en su momento, pero que descarté por su dificultad, pero ha habido algunos acontecimientos que me animan a meterme con ello. Y claro, me atrae muchísimo… De modo que no tengo muy claro qué hacer, con qué ponerme primero.

Supongo que será cuestión de paciencia, de centrar algunos asuntos y volver a ir recolocando huecos para dedicar a la investigación y creación de historias.

Por fortuna, no todo es malo. Desde la editorial van llegando noticias estupendas. Hijos de Heracles parece estar funcionando muy bien. Según me han contado hoy mismo, ha tenido una gran acogida entre libreros y público, constatando así los pocos datos que uno va hilando de aquí y de allá. En la editorial están muy contentos con el resultado obtenido hasta ahora, y yo, por supuesto, estoy encantado. Tardaremos aún algún tiempo en tener datos fiables y reales de venta, pero la cosa pinta muy bien.

Ya hemos cerrado los próximos eventos relacionados con la novela: estaré con seguridad tanto en la feria del libro de Sevilla como en la de Córdoba firmando ejemplares. Ya tengo las fechas, aunque no los horarios. Tan pronto como disponga de la información lo anunciaré.

Mientras tanto, voy a ver si sigo algunos consejos para relajarme. Me han dicho que lo primero que tengo que hacer es

Inspirar…

Espirar…

sábado, 20 de marzo de 2010

Se dice, se comenta…

Tras mes y medio en las librerías, algunos se van animando a comentar sus impresiones sobre Hijos de Heracles. Siempre es apasionante comprobar las sensaciones de los demás sobre lo que uno escribe pero, cuando además se trata de tu primer libro editado, la cosa gana importancia.

Tengo que decir que por ahora, en general, los comentarios están resultando de lo más positivos. Así que me vais a permitir que hoy haga alarde de los halagos que van poblando la red sobre la novela.

Voy a empezar por la primera que apareció en la red en la afamada página de Anika entre Libros. Allí, María Dolores García comenta entre otras cosas:

“Teo Palacios (…) cuenta con el respaldo de la agencia literaria de Sandra Bruna de la que es representado y su obra ha sido editada por Edhasa. Todo ello es una excelentísima tarjeta de presentación pero también una gran responsabilidad porque quienes nos acercamos a su libro tenemos muchas expectativas creadas. Y hay que decir que Hijos de Heracles no decepciona, que es una buenísima primera novela.

(…)

La prosa de Teo Palacios es elegante y fluida. Huye de florituras innecesarias, va al centro de la acción y no se entretiene en excesos ni en adornos superfluos. Con ella es capaz de hacernos sentir tanto el fragor de la batalla como la emoción de dos enamorados en su primera noche de amor y sexo.”

María Dolores llega a definir la novela como “brillante”.

Novilis es un portal de historia en el que la comunidad es muy activa, presentando reseñas, efectuando lecturas comunes, etc… Allí apareció el siguiente comentario:

“Teo Palacios es un joven sevillano que ha apostado por la novela histórica en su primer salto a la literatura. Y un momento histórico tan poco conocido como es la Esparta arcaica y con una tesis atrevida como es la de descartar a Licurgo como “padre político” de Esparta y decantarse por el mas históricamente probado Rey Teopompo.

(…)

La novela trata de la Esparta arcaica y del proceso de transformación de una sociedad agrícola y clasista a una sociedad guerrera y homogénea en lo social. Este proceso de transformación se origina en una paideia, enseñanza, y en unas leyes que priman al colectivo sobre el individuo tanto en lo social como en lo militar. Vemos el tránsito de una desconocida Esparta comercial, refinada culturalmente y colonizadora en lo comercial a la Esparta que todos reconocemos como sociedad homogénea, austera y militarizada.

(…)

Lo mejor de la novela son los excursos que hace el autor con motivo de las distintas fiestas espartanas así como de sus instituciones políticas y leyendas fundacionales, gracias a todo ello el lector puede conocer mejor la vida y la cultura de la Esparta arcaica (s.VIII-VII a.c.).

(…)

El tema es fascinante porque como dice el autor en la introducción la época es oscura en cuanto a datos y no hay demasiada bibliografía sobre el tema así que el lector se puede deleitar con esta época legendaria.”

Agustín Velasco es un periodista que administra el blog lecturofilia, perteneciente al Diario de Sevilla. Le impresionó tanto la lectura de la novela que llegó a decir que era uno de los libros que más le habían enganchado en su vida. Debido la lectura de Hijos de Heracles descubrió el universo espartano, y decidió que realizaría una semana monográfica sobre Esparta en el blog. En su reseña sobre la novela, tras definirla como “apasionante”, dice:

“Más allá del relato histórico en que se saborean las costumbres espartanas y su estilo de vida de la forma más cruda, hay que resaltar la habilidad del autor para adentrarse en la psiquis de los personajes y traspasar el velo de lo que fácilmente podría convertirse en el cliché del espartano. Un buen trecho de la historia se desarrolla en la agogé donde los niños pasan a ser hombres y guerreros, y justamente en esa edad es donde Teo Palacios mejor trabaja los personajes, sumiendo a los chicos en esa nebulosa corrientes de sentimientos que provoca ser sometidos a verdaderas torturas siempre justificadas por el sentido patriótico y el deber para con el pueblo. Esta novela que es capaz de hacer aflorar sentimientos de ternura y simpatía para con un pueblo de crueldad y honor a parte iguales.

En la narrativa de Teo Palacios es tan importante la forma como el fondo, el contexto como los personajes, la historia explícita así como otros dramas no verbalizados que deja ver muy inteligentemente.”

De Blanca Miosi es absurdo hablar en este blog, pues prácticamente todos los que pasan por aquí la conocen bien. Si eres uno de los que todavía no la conoces, te estás perdiendo algo grande. Blanca ha tenido el detallazo de realizar una reseña de la novela para su concurrido blog. Entre sus comentarios se citan cosas como esta:

“La novela está entretejida tan inteligentemente, que a medida que pasaba las páginas me adentraba en un mundo del que solo nos han llegado fragmentos. Lo que antes era un rompecabezas con las piezas mezcladas, empezaba a tomar forma: desde el origen de las fiestas a los dioses que son recordadas hasta nuestros días, hasta las Olimpíadas.

(…)

Me han gustado en especial las descripciones de los sentimientos: unas veces de dolor y de impotencia, otras de rabia y desilusión, y me ha parecido ver ante mis ojos esos hombres enormes, fuertes y valerosos, acostumbrados a la vida dura, en la que su principal meta era la defensa de su pueblo.

(…)

Hay partes preciosas, como el relato que Anaxándridas hace a su hijo Arquidiamo cuando estaba pequeño, por medio del cual, nos enteramos de la historia de Menelao y Helena, de una manera más fidedigna que las que nos ha mostrado la película Helena de Troya, por poner un ejemplo.

La novela es una delicia para los amantes de los dioses del Olimpo, de las costumbres griegas y de las leyendas que en esta obra aparecen con naturalidad, con unos diálogos bien llevados, con conversaciones inteligentes, que van respondiendo a las preguntas que uno como lector se va haciendo.

Comprendo ahora las dificultades para documentar la novela, como relataba Teo en su blog, ya que es un pedazo inolvidable de la historia.

Mis felicitaciones a Teo Palacios, por una novela que bien merece un premio, pues es toda una tesis basada en la historia de Esparta, que al mismo tiempo que entretiene, nos da toda una lección de historia.”

Jesús F. es uno de los “jesuses” que se suelen dejar caer por aquí de forma asidua. Es también el último, que yo sepa, en dedicar unas palabras en su blog sobre la novela.

“(…)me lo he leído en apenas tres sentadas. La trama engancha, absorbe te ofrece el equilibrio justo entre acción, trasfondo histórico y relaciones entre los personajes.

(…) teniendo en cuenta el rigor a la hora de documentarse, me quedo con la sensación de conocer la cultura espartana, es decir, el trasfondo me parece verosímil y me deja un poso de conocimiento.

Otro detalle original fue encontrarme el cambio de persona a la hora de encarar los capítulos dedicados a Anaxándridas y a su hermano Arquidamo. Si en el caso del primero nos encontramos con la familiar tercera persona a la hora de relatarnos sus vivencias y los rigores vividos, en el caso del segundo nos encontramos con una primera persona, más íntima y que implica emocionalmente mucho más con el personaje (hasta el punto de lamentar que no tenga más protagonismo en la trama principal, soy más afín a esta forma de escribir por la empatía que consigo con el personaje, y me habría gustado verlo más desarrollado durante la novela). Este hecho de conjugar ambas formas de narración añade frescura a una trama ya de por sí ágil.”

Blas Malo, otro visitante habitual y un autor que pronto comenzará a dar que hablar, quiso ofrecer también sus opiniones sobre la novela:

“(…)La historia me ha enganchado desde la primera página. Esparta nunca me había parecido tan fascinante. Siempre me había interesado, como un reino mítico, donde los hombres eran irreductibles y llenos de determinación. Asistir a la creación de su mito ha sido toda una experiencia. La sangre, el sudor, y el sacrificio, la voluntad de resistir a toda costa salpican todas sus páginas.

La historia de Anaxándridas y Arquidamo te sumerge en la Era Antigua, rodeándote de miedo, pasiones, temor y fuerza, mucha fuerza, salvaje, instintiva y animal. Todo está justificado para sobrevivir en un mundo terrible. "Tu sangre, o la mía".

A sabiendas de las pocas fuentes de la época, la labor de documentación debe haber sido una tarea de titanes, y eso se nota. La nota es sobresaliente.”

Ha habido otros comentarios, pero comprenderéis que no los meta todos aquí porque la entrada se alargaría demasiado. Estos simplemente son una muestra del buen recibimiento que está teniendo la novela. Y eso se nota en las ventas, que siguen siendo buenas. De hecho, hace unos días, tras 6 semanas consecutivas en su Top Ventas de novela histórica, Fnac ha decidido incluyéndola en su selección.

No se puede pedir más. Aunque aún tengo estupendas noticias que contar. Os iré teniendo al día.

martes, 9 de marzo de 2010

Quiero que conozcas a...



Una vez me dijo un amigo, hace ya más años de lo que me gustaría, que cuando uno se casa es como cuando una sartén ha estado mucho tiempo en el fuego y, de repente, la apartas y le echas un buen chorro de agua fría. Se refería al hecho de que, tras el día de la boda, a uno se le acababan las tensiones de los últimos meses, las preocupaciones de si el Gran Día saldría bien o mal, la necesidad de estar pendiente del menor de los detalles.


Bueno, pues un poco así me he sentido yo tras la presentación de Hijos de Heracles. El mismo día de la presentación fue un mar de dudas, porque, como el 98% de los días desde hace tres meses (¡quién diría que estamos en Sevilla y no en Lugo!) amaneció lloviendo. Y siguió lloviendo durante todo el día. Así que pensé que habría poca gente que se animara a aparecer. Tuve poca fe en los amigos, lo reconozco. Soy culpable.



Tenía que esta pronto en Fnac Sevilla. Había quedado con un periodista una hora antes del acto de presentación del libro para realizar una entrevista. Debo decir que me sentí muy cómodo, fue una charla de lo más agradable y amena. Era evidente que Agustín Velasco había leído, y hasta disfrutado, de la lectura de la novela. Fue una entrevista larga y profunda, que hoy mismo será publicada, según se ha anunciado, en el blog literario del Diario de Sevilla, junto con una reseña de la novela.

Tan pronto como terminamos la entrevista, lo que nos llevó cosa de media hora, tuve el gusto de conocer personalmente al Director Comercial de Edhasa, al Jefe de Ventas de Melisa, la distribuidora, y a los comerciales de la zona. La sintonía fue inmediata y estuvimos charlando de la marcha del libro, sin datos, claro, que es muy pronto para eso. La cuestión es que la cosa se está moviendo bastante bien. Ellos están especialmente contentos porque la distribución, la aceptación del libro, ha sido muy buena y, como alguno de vosotros habéis comentado en otras ocasiones, se está viendo por todas partes. Os doy un dato en cuanto a ese tema. Un amigo de Madrid compró el libro en un Corte Inglés en el que sólo había un ejemplar. Una semana después volvió a pasar por allí y tenían 9. Podría parecer un dato banal, pero en realidad es muy significativo.

Entre charla y saludos, apareció por allí un fotógrafo de Diario de Sevilla, junto a periodistas del mismo periódico y de Agencia Efe que se desplazaron para cubrir el acto, así que me vi posando con varios ejemplares de la novela en las manos, intentando no poner una cara demasiado extraña mientras tiraban una foto tras otra y yo pensaba que eso no me podía estar pasando. De fondo, una cámara de video indiscreta no perdía un solo fotograma de lo que sucedía, como para dejar constancia, para que no tenga dudas de que realmente ocurrió. Tendré que sentarme a comprobarlo un día de estos.

Cuando me di cuenta era la hora de la presentación y la segunda planta de Fnac estaba de lo más concurrida. No me paré a contar a los asistentes, pero más tarde supe que hubo alrededor de 45. Todo un éxito teniendo en cuenta las circunstancias, así que pido perdón por mi falta de fe. No volverá a suceder. O eso espero…

Tengo que dar de nuevo las gracias a Javier Márquez. A lo largo de los últimos años hemos ido forjando una buena amistad y para mí suponía una fuente de tranquilidad tenerlo a mi lado, ejerciendo de padrino. Habló bien de la novela, claro, como no podía ser de otro modo porque es estupenda y maravillosa y, en realidad, se convertirá en un éxito atemporal. Pero eso será con el tiempo. Hoy por hoy, todavía la conocen pocos y para que se produzca ese éxito rotundo aún falta tiempo. Por eso, que personajes del calado y la experiencia de Javi exprese según qué opiniones del trabajo de uno, no tiene precio.


Luego me tocó el turno: tras agradecimientos varios, pero necesarios e importantes, hablé de los tres aspectos que más trabajé en la novela: ambientación, personajes y la creación de la historia narrada. En algunos momentos se escuchó una especie de ronroneo en el auditorio. Por ejemplo, cuando expliqué que los niños espartanos eran apartados de sus hogares con siete años y, a partir de ese momento, su única dieta consistía en un trozo de grasa de cerdo bañada en sangre de cerdo con sal y pimienta. Hubo quien puso cara de asco.

Un momento que se me quedó grabado fue cuando estaba explicando que una de mis intenciones con la novela había sido reflejar qué sintió la sociedad espartana ante tanto cambio social como se produce en el periodo narrado. Puse un ejemplo: ¿qué sentiría una madre espartana cuando se instauró una ley que les quitaba a sus hijos a partir de los siete años para que ya prácticamente no regresaran nunca a su hogar? En ese instante, pude ver cómo mi madre, sentada en primera fila, como debe ser, asentía con la cabeza, imaginando, posiblemente, qué hubiera sentido si le hubiera ocurrido algo similar con alguno de sus retoños.

No se produjeron muchas preguntas al final del acto, de modo que los nervios, más que atemperados por una buena tila doble que tuve la precaución de tomar antes de salir de casa, se diluyeron con rapidez y ya sólo quedó disfrutar de un buen rato de compañía, alguna charla calmada y agradable junto a la barra del bar al que nos acercamos inmediatamente después. El mismo al que vamos en todas las presentaciones en las que tenemos participación algunos de nosotros en Sevilla. Una visita que ya se ha convertido en un clásico y que se agradece en el alma.


Toda una experiencia, de lo más emotiva y agradable, esto de presentar un libro. No por la presentación en sí, sino por comprobar el rostro de tanta gente querida, tanta gente cercana que disfruta, y vive, y se siente orgullosa de que un amigo, un hermano o, simplemente un desconocido con pasión por su trabajo, logra, a base de tesón y esfuerzo, ir cumpliendo etapas y alcanzando metas.

En cuanto a cositas sobre la venta del libro… pues la cosa sigue funcionando bien. En Fnac continúa, y ya es la 5ª semana consecutiva, en el Top Ventas de novela histórica. Según los datos de Fnac, Casa del libro, etc., está teniendo una buena aceptación y, de hecho, en el horizonte se preparan más actos relacionados con la novela. Hay varias y estupendas noticias para el futuro inmediato y a medio plazo, pero aquí tendréis que tener un poco de paciencia, pues por el momento no puedo dar más información. Simplemente, sabed eso: pronto escucharemos más cosas sobre la novela.

Sí, aquel día fue como retirar la sartén del fuego.

Lo que nunca me dijo mi amigo fue que, tras un breve respiro, la sartén vuelve a colocarse en los fogones: ¿cómo reaccionarán los lectores? ¿Qué comentarios se verterán sobre la novela? ¿Qué dirá la crítica? ¿Y los especialistas en historia? ¿Las reseñas serán positivas? Y, la más importante de todas: ¿se venderá bien?

Por el momento, puedo decir que las noticias sobe Hijos de Heracles empiezan a llenar la blogosfera. Pero, de eso, si no os importa, os hablo en unos días.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Sigue Girando

Sí, el mundo no para. Al mundo no le importa si yo estoy hasta arriba con la promoción de Hijos de Heracles. Él tiene sus propios planes y no va a hacer una pausa, ni sentarse a esperarme. Así que voy a poneros al día de un par de noticias interesantes.

En primer lugar, la agencia de Sandra Bruna ha puesto en marcha un proyecto pionero: una escuela de escritura, la primera gestionada directamente por una agencia literaria. ¿Qué cosas puede aportar? Pues, de entrada, un conocimiento excepcional del medio, del mundo literario. Además, los monitores de los distintos cursos, son reputados escritores: Anna Llauradó, Motserrat Rico, Silvia Kohan… Además, se podrá interactuar con grandes plumas españolas, como Francès Miralles, Care Santos, Martí Gironell, y un largo etc.

Los cursos están abiertos a todo el público, por supuesto. Si te interesa obtener más información, aquí

Por otro lado, hace poco se anunció la puesta en marcha de un nuevo premio literario, el Premio Francisco Casavella, de Ediciones Destino. Las bases y la dotación del premio todavía no están disponibles, pero todos los interesados en este tipo de eventos, harán bien en estar al tanto. Aquí hay algo más de información.

Estos días están siendo de mucho movimiento para mí: he tenido que atender a varios medios de comunicación, y aún quedan algunos. Como sabéis, ayer presentamos la novela. Todo fue bien, os hablaré con detalle y alguna foto en un par de días. Sigue habiendo muy buenas noticias sobre la novela, aunque la mayoría no puedo darlas a conocer aún. Poco a poco iré poniéndoos al corriente.

¡No os vayáis! Que no tardo en volver.