martes, 29 de enero de 2013

Consejos para escritores





Hay veces que te encuentras historias así, de sopetón, sin comerlo ni beberlo. Personajes que te fascinan y que aparecen en medio de la documentación para otro tema, pidiendo paso a gritos, haciéndose un hueco en una narración a medio construir y que finalmente se apropian de ella.

Claro, esas cosas te tienen que pillar trabajando. Como la inspiración. El trabajo del escritor es una cosa extraña. Es escribir, pero no es estar escribiendo todo el día. Es documentarse, pero no es bucear en bibliotecas o hemerotecas todo el día. Es leer para seguir creciendo, pero no es estar leyendo todo el día. Es promocionarse como autor y promocionar tu obra, pero no es estar todo el día respondiendo entrevistas, o en medios de comunicación, o en redes sociales.

John Grisham, que el buen hombre está harto de ganar billetes, cuenta cómo es su jornada laboral: “Me levanto muy temprano, a las seis de la mañana. Me tomo un café muy cargado y me encierro en mi despacho. Vivo en el campo y tengo una oficina sin teléfono ni fax ni Internet, nada, silencio total. A las siete de la mañana estoy escribiendo a toda máquina. Con los años he aprendido que cuando rindo mejor es entre las siete y las diez de la mañana. Esas son las mejores horas del día para mí y procuro aprovecharlas sin interrupciones. A partir de las diez, mi mente empieza a divagar; a las once ya voy casi sin gas”. Las tardes las dedica a la correspondencia y a los tratos con su agente y editores.

El trabajo del escritor no es escribir todo el día, ni documentarse todo el día, ni contestar entrevistas todo el día. Pero sí es dedicarse a dar forma al libro en el que está trabajando casi todo el día. Hay momentos de esparcimiento, claro. Momentos para la familia, para los amigos, para una película… Momentos en que la mente debe descansar de ese trabajo casi constante para retomarlo con lucidez.

Pero me encuentro con que muchos, en esos momentos que deberían ser para relajarse, para encontrar la paz que nos negamos muchas veces al darle vuelta tras vuelta a nuestras historias, para disfrutar de un rato amable con los amigos, o incluso para disfrutar de los logros que va consiguiendo por el camino, los malgasta en discusiones, en disputas inútiles, en críticas a los compañeros, en quejas de que tal o cual no me hace caso, no me hace publicidad, no saca una reseña de mis obras, no me apoya en las redes sociales; los que pertenecen a lo que se ha llamado Generación Kindle suelen despotricar de los que no se sienten dentro del grupo; los que no están dentro del grupo ven con suspicacias a quienes sí lo están. Si alguien consigue un logro le llueven críticas; si alguien publica cincuenta veces en sus redes sociales temas relacionados con su obra se convierte en un indeseado; si alguien logra un contrato editorial se le felicita por delante y por detrás se le critica, tanto a él como a su obra, y poco menos que se le revuelca en el barro.

Una de las preguntas que suelen hacerte cuando te entrevistan es: ¿qué consejo darías a los autores que empiezan? Mi consejo, a partir de ahora, será algo parecido a esto: “mantén las redes sociales cerradas durante todo el tiempo posible, apoya a tus compañeros de profesión en lo que puedas sin caer en el servilismo y dedica todos tus esfuerzos a crear buenas historias”.

domingo, 20 de enero de 2013

En la brecha

Enero se está destapando como un mes de lo más movido. Tenía noticias, claro, no es algo completamente inesperado… Aunque sí está siendo sorprendente por la avalancha de noticias.

Para empezar, Hijos de Heracles me está dando grandes alegrías 3 años después. Acaba de aparecer en edición de Bolsillo en España. Tengo que decir que Edhasa ha realizado un trabajo impecable. La factura del libro es maravillosa. Muy, muy manejable y, sin embargo, con una letra comodísima de leer y una maquetación estupenda.

En un principio me dijeron que empezaría a llegar a librerías a partir del día 21, sin embargo ya es posible adquirirla en Fnac y en otras librerías. Además, la colocación está siendo estupenda. Es una nueva oportunidad para la novela, ahora por un precio mucho más asequible (9,95€).
Hijos de Heracles en Edición de Bolsillo en Fnac.

Pero es que, además, ya está disponible por fin en formato electrónico. Puede encontrarse en las principales plataformas (en Amazon está por 4.88€). Próximamente puede haber promociones. Iré anunciándolas debidamente.
Hijos de Heracles en formato electrónico.


Y el gran lanzamiento de este año ya se está cociendo. La Predicción del Astrólogo está empezando con muy buen pie. Tanto, que casi un mes antes está disponible en pre-venta en las principales librerías (Casa del Libro, El Corte Inglés…) a un precio de lanzamiento: 19€. Teniendo en cuenta que es una novela de 536 páginas editada en tapa dura es una ganga. Algunas páginas web ya se están haciendo eco del lanzamiento, y en el boletín de Ediciones B se puede encontrar algo más de información al respecto.

En los siguienes enlaces puedes reservar tu ejemplar:

Amazon

Casa del Libro

El Corte Inglés


Un mes muy movido, de lo más interesante, que me tiene con noticias casi diarias. ¡Que dure!